1/8/21

Primeros resultados de la Consulta Popular

Comisión Sexta Zapatista.

México.

 

31 de Julio del 2021.

A las víctimas y familiares de víctimas en México:

A las organizaciones, grupos, colectivos e individuos que apoyan a las víctimas:

Aquí le presentamos los primeros resultados de la Consulta Popular que nos han llegado:

1.- Hasta las 1300 horas del 31 de julio del 2021, los doces caracoles zapatistas y sus respectivas Juntas de Buen Gobierno, han recibido las actas de 756 poblados, comunidades, parajes y rancherías, de hablantes de las lenguas de raíz maya zoque, tojolabal, mame, tzeltal, tzotzil, cho´ol.  Son de zapatistas, CNI y partidistas que se manifestaron en asambleas comunitarias y que son “extemporáneas”, es decir, no existen legalmente.

2.- Las 756 comunidades de originarios se pronunciaron por el “SÍ” como respuesta a la pregunta de si están o no de acuerdo en que se haga lo necesario para apoyar a que se cumplan los derechos, de las víctimas y sus familiares, de verdad y justicia.

3.- Lo que hemos notado hasta ahora es que el INE no cumplió en muchas partes con traducir la pregunta a las lenguas de raíz maya.  Tampoco explicó de qué se trataba y, en varios lugares, sólo dejó botadas las casillas, sin explicar a los pobladores para qué son.

 

4.- Los pueblos zapatistas hicieron el trabajo de explicar la importancia de la participación en la Consulta y lo que se preguntaba.  Lo hicieron igual con partidistas y con CNI.  Y lo hicieron en su lengua materna.

  Para nuestra sorpresa, algunas comunidades donde son partidistas y no hay ningún zapatista, hicieron y están haciendo sus asambleas, y mandaron y están mandando sus resultados a los Juntas de Buen Gobierno.

  También los partidistas les han dicho a las Juntas de Buen Gobierno que gracias por la explicación y que van a ir mañana a casilla.  Y que luego nos van a pasar la cuenta de cuántos participaron con su credencial.

  La carencia de progenitores del Estado mexicano y sus instituciones, está siendo subsanada por los extemporáneos, quienes se dieron en traducir en sus lenguas originarias y en explicar la importancia de la consulta y lo que se pregunta.

  No sólo nadie del INE se presentó a explicar.  Tampoco nadie del oficialismo -que se supone es el interesado en la Consulta porque así lo indicó su capataz-, se dignó en siquiera tratar de ir a alguna comunidad.

  Lo único que han hecho los funcionarios del oficialismo es amenazar a la gente de que, si no va a “votar” en la Consulta, se les va a “cortar” el apoyo de los programas gubernamentales.  Así les mandaron decir: si no quieren perder el apoyo de paga, vayan y pongan que “sí”.

  Además, el oficialismo está mintiendo porque les dice que sólo vayan y pongan que sí, porque eso es para enjuiciar a los ex presidentes.

  En lugar de explicarle a la gente, recurren a las amenazas y a mentirles.

  Hubiera bastado un mínimo de amor propio, de respeto y de trabajo político.

  Y luego se preguntan por qué pasa lo que pasa.

5.- Aunque no existen para el Estado mexicano, las miles de familias indígenas que son “extemporáneas” abrazan así a las miles de familias de víctimas de las decisiones de los distintos niveles de gobierno en estos años.

6.-  Aunque legalmente no existimos para el Estado Mexicano, les pedimos a ustedes –víctimas, familiares y organizaciones que les apoyan-, que acepten este abrazo de quienes llevan siglos –incluyendo los tiempos actuales-, siendo víctimas de “las decisiones de los actores políticos” de todos los gobiernos de todo el espectro político.

  Cuando tengamos los resultados cabales, les haremos llegar a quienes luchan por verdad y justicia para las víctimas y sus familias.

  Con esta acción que les informamos ahora, los pueblos zapatistas inician, este 31 de Julio del 2021, su participación en la Campaña Nacional Por la Verdad y la Justicia.

Es todo.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Galeano.

Comisión Sexta Zapatista para la Campaña Nacional Por la Verdad y la Justicia.

México, julio del 2021.

PRONUNCIAMIENTO DEL COLECTIVO DE FAMILIARES Y AMIGOS DE DESAPARECIDOS DE TAMAULIPAS SOBRE LA CONSULTA DEL 1 DE AGOSTO

El Colectivo De Familiares y Amigos de Desaparecidos de Tamaulipas llamamos a votar por el SÍ en la llamada Consulta Popular del 1 de agosto de este año. Lo hacemos como parte de nuestra lucha de muchos años por la verdad y la justicia y sobre todo por la presentación con vida de nuestros familiares desaparecidos.

El gobierno de la República ha propuesto esta consulta para enjuiciar a los Presidentes del llamado periodo neoliberal desde Salinas de Gortari hasta Peña Nieto, o sea los presidentes del régimen del PRIAN. Pero el desastre que han significado esos gobiernos para la nación no se limita al terreno económico o social. Para imponer la política neoliberal también desataron lo que Calderón llamó una guerra contra el narcotráfico que trajo consigo una ola de violencia que no para y que ha incluido también un proceso de militarización con cientos de miles de personas ejecutadas y también cientos de miles de personas víctimas de desaparición forzada y también de trata de personas. Hay, por eso, una crisis de derechos humanos en nuestro país.

Aunque el gobierno no menciona en su consulta el caso de los desaparecidos nosotras y nosotros, familiares de desaparecidos, sí los ponemos en primer lugar. Porque esos gobiernos son responsables también de estos crímenes de lesa humanidad como son la extensión sin fin de miles de desaparecidos. En el caso del estado de Tamaulipas esta responsabilidad de los gobiernos del PRIAN es evidente, pues la tragedia de miles de desaparecidos que tiene a Tamaulipas en los primeros lugares del país, ha ocurrido también con los sucesivos gobiernos del PRI y del PAN en nuestra entidad. La supuesta guerra contra el narcotráfico que inició Calderón se convirtió también en una guerra entre cárteles con la complicidad de diversos gobiernos desde municipales hasta estatales pasando por las fuerzas armadas. Nosotras y nosotros nos negamos a aceptar que nuestros familiares de desaparecidos son simplemente “daños colaterales” de los gobiernos neoliberales. Los diversos gobiernos neoliberales o no, son responsables de crímenes de lesa humanidad, como es la desaparición forzada,y de haber llevado al país a una crisis humanitaria terrible y sin precedentes.

La crisis de derechos humanos por la extensión de la desaparición forzada de personas no empezó con los gobiernos neoliberales. Hay otro ex presidente que está vivo y no se menciona en la consulta. Es el caso de Luis Echeverría Álvarez, con quien empezó la práctica de desaparición forzada y que como no se castigó ni frenó en esa época, como exigía Doña Rosario Ibarra, madre de desaparecido, entonces al paso de los años la práctica de la desaparición forzada se extendió y se convirtió en política de Estado.

No nos importa si la consulta incluye o no realmente la pregunta del juicio a los expresidentes, nosotras y nosotros votaremos por el SI para seguir exigiendo justicia y por nuestros familiares de desaparecidos. Así también lo están haciendo familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa, así lo hacemos nosotras y nosotros familiares de desaparecidos en Tamaulipas, incluso cuando las víctimas son migrantes centroamericanos o de otros países de paso por nuestra tierra.

La complicidad e indolencia de los gobiernos en el caso de las desapariciones de personas tiene en Tamaulipas un caso que ya es ejemplo en todas partes, incluso fuera de México. Es el caso de nuestra querida compañera Miriam Rodríguez, de San Fernando,  que con su propio esfuerzo e investigación buscó a su hija desaparecida y a los responsables de su muerte hasta llevarlos a la cárcel para que finalmente éstos libres de la prisión pudieran ir a asesinarla precisamente un 10 de mayo

Nuestro grito de protesta con este voto también es porque aun con el nuevo gobierno no hemos recibido solución a nuestro reclamo por nuestros familiares de desaparecidos; la violencia continúa y también la militarización. Solamente desde la sociedad organizada, los familiares en todo el país, encontramos apoyo y solidaridad. Los gobiernos no responden como deberían e incluso las comisiones de derechos humanos, creadas precisamente en el periodo neoliberal, siguen siendo tapaderas de los crímenes de los gobiernos, de todos los gobiernos de todos los partidos. En Tamaulipas con gobiernos del PRI y del PAN lo hemos comprobado. A nivel nacional pasa lo mismo.

Por eso nuestro voto del 1 de agosto es un grito exigiendo justicia ya.

 

Ciudad Victoria, Tamaulipas.

 

COLECTIVO DE FAMILIARES Y AMIGOS DE DESAPARECIDOS DE TAMAULIPAS.

LLAMAMOS A VOTAR SI EN LA CONSULTA POPULAR DEL 1 DE AGOSTO

La Consulta Popular que se llevará a cabo el día primero de agosto de 2021 es una buena oportunidad para expresar de forma masiva la exigencia de justicia que desde hace muchos años el pueblo mexicano ha expresado en diversos movimientos independientes del gobierno.

La consulta popular es un instrumento legal que abre una oportunidad para que se expresen millones de personas en las urnas en un claro mandato de condena a presidentes y funcionarios que pasan de un partido a otro y siguen ocupando puestos para eludir la acción de la justicia.

Se promueve la consulta popular para obligar a un juicio político y condena a los presidentes del llamado período neoliberal (desde Salinas de Gortari hasta Peña Nieto e incluyendo a los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón).

Desde el Partido Revolucionario de las y los Trabajadores (PRT) llamamos a participar y votar sí en la próxima consulta popular. Sin duda alguna. A votar por sí. Sí, porque exigimos que se abra un proceso judicial por crímenes de lesa humanidad a los presidentes y funcionarios de los gobiernos neoliberales, privatizadores, corruptos y antidemocráticos que han saqueado al país y han hundido en la miseria millones de trabajadores y trabajadoras.

Sí, porque reclamamos que se eliminen para siempre las políticas económicas neoliberales que instituyeron la miseria para la mayoría de la población. Durante estas décadas, el PRIAN impuso, a sangre y fuego, el modelo neoliberal con consecuencias desastrosas para el país y para la clase trabajadora, los pueblos indígenas, las mujeres y en general todo el pueblo. La votación de julio del 2018 es identificada como la del voto del "hartazgo popular" contra el PRIAN y el neoliberalismo. En el imaginario popular ese voto y el cambio de gobierno implicarían el fin del neoliberalismo y el castigo a los responsables de esos gobiernos por imponerlo, no sólo el Presidente respectivo sino sus equipos y partidos. Pero después de haber rechazado al PRIAN en la votación del 2018, desmantelar todo el andamiaje neoliberal ha resultado más complicado y políticas neoliberales e instituciones diseñadas durante esos gobiernos continúan actualmente.

Por eso asumimos que la votación en la consulta popular del 1 de agosto puede ser otra expresión masiva para exigir el fin del régimen neoliberal por medio de la figura del juicio político a los presidentes correspondientes. La resistencia para evitar esa solución sigue expresándose.  Jueces y magistrados han logrado modificar la redacción de las preguntas de modo que no dicen abiertamente lo que la promoción de la consulta afirma, es decir que se someta a juicio a los ex presidentes. De todos modos la consulta popular es una oportunidad para que haya una expresión masiva popular para acabar con el régimen neoliberal. Todavía pueden alegar que no se alcance el mínimo de votos necesario para que la consulta sea vinculatoria, o sea obligatoria.  Aún así, la movilización popular apuntará a que debe ponerse ya fin al régimen neoliberal.

Es la lucha y la movilización de masas la que obligará a conseguirlo. Obligar, incluso al actual gobierno a dar pasos en ese sentido. Por ejemplo, abrogando las reformas legales neoliberales impuestas especialmente por el gobierno de Peña Nieto, como la reforma energética y la reforma educativa. O como se ha visto con las trabas que imponen sectores de la burguesía a reformas como las de la industria eléctrica, desmantelar el andamiaje neoliberal implica en realidad una reforma constitucional. No se puede hacer en pedazos, con reformas legales parciales.  Si realmente quiere desmontar la estructura neoliberal heredada, al gobierno actual le queda poco tiempo para hacerlo en partes. En realidad, la medida radical que se requiere es un nuevo congreso constituyente para desmontar todo el andamiaje neoliberal. El ejemplo reciente de Chile, frente al régimen neoliberal por excelencia instaurado por Pinochet muestra el camino, como se hizo antes en Bolivia o Ecuador con sendas reformas constitucionales.  Así que el proceso no necesariamente se frena aún con nuevas maniobras por parte de magistrados frente a la Consulta.

¿Por qué sólo los expresidentes neoliberales?:  Echeverría sigue vivo e impune

Pero la oportunidad de manifestación que permite la consulta popular -ya vista en su profundidad y posible alcance- no tiene por qué quedarse sólo en el juicio a los expresidentes del periodo neoliberal y las regresivas reformas que impusieron en el terreno económico y social. Es la oportunidad también para hacer frente al otro gran pendiente que es la crisis de derechos humanos con su reiterada violación no sólo por los gobiernos neoliberales (la militarización iniciada con Calderón, Ayotzinapa con Peña Nieto, Atenco con Fox, etc) sino también por los gobiernos priístas de antes del neoliberalismo. Se plantea la consulta para someter a juicio a los expresidentes neoliberales que siguen con vida, pero ¿por qué no incluir al criminal Luis Echeverría Álvarez (LEA) que está viejo pero sigue vivo e impune. Si se plantea el castigo a los expresidentes neoliberales, así como a sus respectivos partidos y equipos de gobierno, igual puede hacerse con LEA y varios funcionarios priistas del periodo echeverrista que no sólo siguen vivos sino incluso dentro del aparato estatal.

Durante décadas en México se han vivido graves violaciones a los derechos humanos cometidos desde las altas esferas del poder y se mantienen en la impunidad. Desde Luis Echeverría y Díaz Ordaz por los crímenes cometidos contra el movimiento estudiantil de 1968 y 1971, las desapariciones forzadas de militantes y activistas durante los años 70s, hasta la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa durante el gobierno de Peña Nieto, pasando por las miles de muertes durante el gobierno de Calderón por la utilización del Ejército en la lucha por el control monopólico de las ganancias de las drogas en la mal llamada guerra contra las drogas y el criminal despido de 44 mil trabajadores electricistas del SME mediante el ilegal decreto de extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, para mencionar algunas de las medidas represivas, autoritarias y antidemocráticas, que han sido utilizadas de manera sistemática y recurrente por parte de los gobiernos de distintos partidos pero sirviendo a los mismos intereses capitalistas.

Todos estos crímenes de lesa humanidad se mantienen en la impunidad por las complicidades y pactos de silencio que prevalecen entre los que llegan al poder fraudulentamente y violando los derechos humanos establecidos constitucionalmente.

Prácticas como la desaparición forzada iniciada por Echeverría se ha extendido descomunalmente precisamente porque nunca se resolvió el reclamo de las madres y familiares de desaparecidos políticos encabezados por Rosario Ibarra. Ellas mismas advirtieron que si no se frenaba esa práctica inhumana se reproduciría. Y Echeverría sigue en silencio en su casa en San Jerónimo. Y por el contrario, la práctica de la militarización para enfrentar la crisis de seguridad pública se mantiene y extiende.

Actualmente existe en el país una gran cantidad de movimientos y organizaciones que exigen justicia y verdad y que se castigue a los culpables. Que se rompa el pacto de impunidad y se avance en el respeto a los derechos humanos de todas y todos.

Votemos por el sí

Sí, porque exigimos que se abra un proceso judicial por crímenes de lesa humanidad a los presidentes y funcionarios de los gobiernos neoliberales, privatizadores, corruptos y antidemocráticos que han saqueado al país y han hundido en la miseria a millones de trabajadores y trabajadoras.

Sí, porque reclamamos que se eliminen para siempre las políticas económicas neoliberales que instituyeron la miseria para la mayoría de la población, todo tipo de violencias que han significado crímenes, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, feminicidios, torturas y discriminación.

Sí, porque exigimos que éste régimen oligárquico de sangre y opresión, explotación y racismo, sea modificado de raíz para acabar con la dominación capitalista de unos pocos contra la inmensa mayoría.

Por la memoria y la justicia, que como reclamo siempre seguirá viva.

Sin ilusiones de ningún tipo más que en la fuerza y la organización autónoma de las masas trabajadoras del campo y la ciudad para ir hasta las últimas consecuencias en ésta lucha.

Sabemos que los derechos humanos se defienden mediante la lucha y que para castigar a los culpables se requiere voluntad y acciones concretas, por eso llamamos a continuar la lucha cotidiana y no permitir que las fuerzas de la derecha terminen imponiendo sus políticas represivas desde fuera y dentro del poder.

Por ello estaremos empujando junto al SME y la Nueva Central de Trabajadores el voto por el sí al juicio a Calderón por el criminal despido de 44 mil trabajadores electricistas, y junto a los padres y madres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa para castigar a Peña Nieto y sus funcionarios por éste crimen de lesa humanidad. Votar por el sí en la consulta es para el SME la continuación de una lucha, reafirmándola, contra la ilegal extinción de la Compañía de Luz y Fuerza hace dos sexenios. Igual para nosotros, luchando desde el 68 contra la represión y violación de derechos humanos votar por el SÍ en la consulta popular es reafirmar lo que hemos venido reclamando desde hace décadas en lucha contra el PRI.

Lejos de fortalecer a un gobierno, éste ejercicio democrático debe servir para seguir luchando contra la militarización, contra la represión y criminalización de los movimientos sociales y asesinatos de defensoras y defensoras del medio ambiente, como sigue ocurriendo en la actualidad. La Consulta Popular con una masiva participación deberá expresar también la exigencia para poner fin a la violencia terrible que ha producido esta crisis de derechos humanos desde hace varios sexenios y que se sigue profundizando con los asesinatos de luchadores y defensores ambientales, como el caso de los indios yaquis en Sonora o la persistente violencia en Chiapas, advertencia de lo que será cada vez más la imposición de megaproyectos neoliberales. O la violencia contra las mujeres, de todo tipo de violencia pero con el extremo terrible del feminicidio. Desmontar también la estructura patriarcal capitalista no se logra con paridad en cargos de gobiernos cómplices ni tampoco abriendo una guerra ideológica contra el feminismo presentándolo como una ideología "extranjera".

Lograr que no haya impunidad hoy mismo sirve para no olvidar el pasado y exigir justicia y para defender el presente y luchar por un futuro distinto.

 

México, julio de 2021.

 

PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LAS Y LOS TRABAJADORES

 

31/7/21

PRIMERO DE AGOSTO, OXIGENACIÓN DEL ESTADO BURGUES

 

La demanda de juicio y castigo a los responsables materiales e intelectuales de los crímenes contra el pueblo es legítima, exigencia que desde hace décadas enarbolan las víctimas de la violencia de Estado y el pueblo organizado.

Hoy, la actual junta administrativa manipula y mutila esta demanda para dotarse de legitimidad con la simulación de una consulta que garantiza impunidad a los personeros del régimen y mantiene intactas las estructuras del Estado mexicano.

La “consulta popular” del primero de agosto, promovida desde el Ejecutivo federal no tiene el objetivo de “juzgar a los expresidentes” ni otorgar justicia para el pueblo explotado y oprimido, se devela como un mecanismo para mediatizar una histórica demanda popular y conducir el descontento hacia el fortalecimiento de la democracia burguesa.

Persigue continuar y fortalecer la aparente legitimidad de la administración morenista a nombre de una cuarta transformación, por lo que permite a la junta administrativa y al interés oligarca oxigenar las contradicciones producto de la crisis económica y política que se vive en el país.

Ante la realidad lacerante que vive el pueblo mexicano, que se confronta con el discurso presidencial y la permanencia de un Estado que responde a los intereses de una minoría explotadora, para la política burguesa se hace necesario aplicar mecanismos que soporten la careta de la junta administrativa con supuesta democracia participativa.

Sin embargo, al no modificarse el origen de la explotación y la opresión, al edificar un proyecto de nación sobre los mismos principios capitalistas y reproducir las formas burguesas de hacer política, el bono electoral producto de la manipulación del descontento popular hacía una “transformación pacífica” se agota en la medida que no se resuelven ni se toman medidas concretas para la solución de las demandas populares, fundamentalmente en los temas de verdad, justicia y alto a la violencia de Estado.

Las voces de juicio y castigo que desde hace años se levantan denunciando la violencia de Estado hoy como antes, se les ignora, criminaliza, reprime y ejecuta. Los familiares y organizaciones que claman justicia por las víctimas de desaparición forzada, ejecución extrajudicial, tortura, represión, quieren ahogarlas en las grietas del voto y en mecanismos administrativos económicos que no resuelven sus demandas.

La necesidad política para el Estado burgués es reforzar los mecanismos de dominación de la dictadura del capital, que en estos momentos tiene como principal figura la democracia burguesa. Este aparato se fortalece en la medida que simula ser efectivo para resolver las demandas populares y se hace pasar por representante del interés del pueblo, aunque en los hechos esté alejada del interés popular y fortalezca a las instituciones burguesas y políticos de oficio. La “consulta” sirve a los personeros del régimen para mantenerse en la pugna por el poder burgués, medrando y a costa de las necesidades y demandas populares.

En este escenario la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) hace gala, institución que no ha emitido fallos por los múltiples casos de desaparición forzada y ejecución extrajudicial ampliamente documentados, al que se suma la negativa a emitir un fallo sobre el caso de desaparición forzada de nuestros compañeros Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya.

Avala la “consulta” y establece una pregunta ambigua que no busca juzgar a los responsables de los crímenes contra el pueblo, determinación que demuestra los intereses burgueses que representa y la nula intención de cuestionar a los altos mandos del Estado mexicano.

A pesar de las contradicciones internas con el Instituto Nacional Electoral (INE), éste asume la tarea de organizar la “consulta popular” con un presupuesto de 522 millones de pesos. Es evidente que la contradicción con el Ejecutivo federal no es de carácter antagónica, pues ambos sirven a los intereses oligárquicos para mantener doblegada la voluntad popular de combatir.

Si la intención de la junta administrativa es generar los mecanismos para enjuiciar a los expresidentes, se debe aplicar y ejercer la justicia contra los criminales de Estado, no conducir al pueblo al laberinto de la institucionalidad burguesa para lavarse las manos ante su “ineficacia” y argumentar: “se intentó, pero no nos dejaron”.

La demanda popular que exige juicio y castigo a los personeros del Estado por los crímenes cometidos contra el pueblo es legítima, justa y necesaria. Demanda política que no puede reducirse al ámbito individual, vulgarizarla en la personificación de intereses “malvados y perversos”. Es necesario enjuiciar a los politicastros y la cadena de mando de las fuerzas policíaco militares que tienen responsabilidad en el cometido de crímenes contra el pueblo.

Es el mismo Estado burgués mexicano, sus politicastros y personeros, los que ejecutan la violencia reaccionaria contra el pueblo, el mismo ente represivo que ahora, con aires de renovación, se remoza en su papel de verdugo del capital.

La consulta del primero de agosto, que se reduceal inicio o no de un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, más que el juicio a los expresidentes, es un mecanismo administrativo y burocrático para ahogar la exigencia de juicio y castigo a los responsables de la violencia de Estado y diluirlo en los mecanismos del estado de derecho oligárquico.

Representa una maniobra del Estado mexicano para evadir su responsabilidad en el cometido de crímenes de lesa humanidad y darle vuelta a la hoja para continuar con la ejecución de la violencia contra la clase trabajadora, desechando piezas y remozando otras se busca eliminar el fenómeno político: la violencia contra el pueblo tiene origen y promoción en el Estado burgués mexicano, independientemente de la junta administrativa que lo ostente, es un mecanismo para ejercer la opresión contra las masas populares, es el pilar que sostiene el poder burgués.

Si la violencia y los agravios contra el pueblo vienen de diversas estructuras de Estado, no se reduce con llevar a juicio a los que representaron la junta administrativa burguesa, sino al cúmulo de políticos de oficio y mandos de las fuerzas policíaco militares responsables de organizar, dirigir y accionar la voluntad oligárquica, personeros que aún continúan en la nómina y ejercen funciones en las administraciones burguesas.

La “consulta” se perfila como un laberinto leguleyo donde se busca garantizar impunidad a los criminales de Estado, que mediatiza el descontento popular al llevar las demandas políticas a los terrenos de la democracia burguesa. Donde el accionar del pueblo nuevamente queda reducido en el estado de derecho oligárquico.

Confiar en la justicia burguesa es crear falsas esperanzas en el pueblo y condenarlo a mayor opresión de manos de los personeros del capital.

La lucha contra la violencia de Estado debe mantenerse alejada de las manos corporativizantes de la junta administrativa, continuar exigiendo castigo a los responsables intelectuales y materiales de la violencia contra el pueblo, presentación con vida de los detenidos desaparecidos, libertad a los presos políticos, alto a la militarización, con la claridad de que el responsable es el Estado mexicano como ente capitalista.

Es el Estado mexicano el que debe ser juzgado, como responsable de las cientos de miles de víctimas de la violencia de clase, por las políticas antipopulares a favor de los grupos oligárquicos, por la sumisión y dependencia hacia el imperialismo, por reproducir y mantener este régimen oprobioso. Dentro de esto los politicastros y funcionarios de acuerdo a su grado de responsabilidad, por lo que si existe el interés de aplicar justicia se debe enjuiciar a los responsables y poner un alto a la violencia reaccionaria.

Objetivo que en las manos de las instituciones burguesas se utiliza como mediatizador y paliativo del descontento, no llegará a término bajo las leyes e instituciones capitalistas. Por lo que se nos presentan objetivos concretos para su desarrollo, desenmascarar el carácter de las juntas administrativas con el combate político a la vez que se crean los espacios de poder político que respondan al interés de las masas trabajadoras, expresados en su germen: organismos de combate popular que construyan conciencia proletaria y relaciones alejadas de los principios político-morales burgueses.

La voluntad popular de combatir debe derivar en la construcción del poder político del pueblo, donde la  justicia sea efectiva y se haga valer con la autodefensa armada de las masas.

 

PDPR-EPR

EN TORNO A LA "CONSULTA POPULAR".

 Más allá de la consulta, los enemigos del pueblo deben ser expropiados

 

En torno a la llamada "consulta popular para enjuiciar a actores políticos del pasado" señalamos lo siguiente.

En primer lugar sostenemos la tesis de que todo alto gobernante del Estado mexicano es culpable. Han cumplido y siguen cumpliendo el rol de defensores de la explotación, son los lugartenientes de los capitalistas en la lucha de clases, han actuado y siguen actuando como enemigos del pueblo en esa función. Es esa función y la base económica del imperialismo la que naturalmente mueve a utilizar métodos acordes a tal; desapariciones, masacres, asesinatos, terrorismo de estado, colusión con el crimen organizado, despojo, tráfico de influencias, latrocinio, soborno, corrupción, etc.

Si se está de acuerdo con el criterio científico de que es el interés de clase que defienden el que sirve para tener un punto de vista objetivo; y tras partir de esa generalidad adecuar el grado de participación del individuo, y no el del criterio de la fantasmagórica moral de sus características personales, entonces podemos notar la primera contradicción de dicho planteamiento. La consulta para enjuiciar a unos es simultáneamente la consulta para guardar la impunidad de otros. Es a leguas una farsa que se enjuicie a Salinas de Gortari por el fraude de 1988 sin enjuiciar al operador del mismo; y actual titular de CFE, Manuel Bartlett. Es a leguas una farsa que se enjuicie a Enrique Peña Nieto por los crímenes de Lesa Humanidad en Ayotzinapa sin enjuiciar a operadores aún más directos y hoy intocables como el General Cienfuegos, Omar García Harfuch, y el magnificado Ejército Mexicano, etc. Es a leguas una farsa que se enjuicie a Ernesto Zedillo por el FOBAPROA que endeudó terriblemente a todo el pueblo mexicano para beneficio estricto de los banqueros y que no se enjuicie a los banqueros beneficiados; es más se les premia colocando a la consejera de Banorte en la Secretaría de Gobernación. Y así, ad nauseam pudiéramos continuar. Ninguno de los crímenes contra el pueblo fue infligido a título individual y su ejecución misma presupone una fuerza organizada, misma que debe ser sometida y desmantelada.

En segundo lugar y derivado de la primera, sostenemos la tesis de que ningún juicio es serio sin enjuiciar al beneficiario del crimen contra el pueblo y sin restituir el daño. Si solo existieran los Presidentes como una fuerza externa y sobrepuesta a la sociedad; como se presenta en la tesis de los responsables personales, la lucha general de "toda la sociedad" contra dichos individuos y sus allegados sería de fácil y sencilla resolución para zanjar. La realidad es sin embargo distinta, la realidad es que no existe una "sociedad toda" como tal ni los gobernantes le son exteriores, existen clases en pugna y es la clase que domina económicamente la que monta su aparato estatal, y éstos individuos los que encabezan sus juntas de administradores, sucediéndose conforme la lucha requiere de métodos más o menos sanguinarios, más o menos demagógicos, conforme el ciclo del capital está en expansión o en crisis. Los beneficiarios de las políticas de las 3 décadas que se ponen en la picota con la llamada Consulta son ocultados, y esto es lo más grave y central. No serviría privatizar si no hubiera como precondición un privado que reciba el bien público en calidad de nuevo capital acumulado. No es factible el planteamiento de que existen quienes venden en calidad de mercancía su voluntad expresada como votos del poder legislativo, fallos del poder judicial, órdenes del poder ejecutivo, etc., sin existir simultáneamente compradores de dicha mercancía. Es culpable el funcionario público enriquecido durante los 3 o 6 años de su encargo, lo son aún más en calidad de autores intelectuales y beneficiarios principales los capitalistas beneficiados por 30 o 60 años de acumulación a partir de dicho acto.

La consulta para enjuiciar a los actores políticos es la consulta para ocultar a los beneficiaros económicos. Éstos ahí siguen con nuevos operadores, a saber los actuales gobernantes. Carlos Slim, Emilio Azcárraga, Salinas Pliego, etc., los capitalistas son los beneficiarios máximos de todos esas gestiones criminales y la actual gestión criminal. Los 72,000 desaparecidos y 350,000 asesinados bajo Calderón, Peña Nieto y Obrador son el corolario de la acumulación capitalista donde la burguesía de traje y la de cuerno de chivo se entrelazan financiera y políticamente con sus gobernantes de turno. Ninguna justicia pudiera si quiera de lejos ostentarse como tal señalando solo a uno o dos de los responsables materiales sin señalar a los responsables intelectuales, sin restituir el daño. La restitución del daño; y en esto vamos a insistir es la expropiación a los beneficiarios de los crímenes contra el pueblo. A la fecha ninguna de las más de 1100 empresas privatizadas ha sido expropiada, estatizada, nacionalizada, socializada, lo arrancado a la soberanía popular no le ha sido ni se plantea devolver. Ni Telmex, ni Altos Hornos, ni las mineras, ni la banca privatizada, etc. Al contrario; partiendo de dicha tesis podemos señalar también el carácter criminal de la actual gestión que antepuso las ganancias de los capitalistas a las vidas obreras en el manejo de la pandemia al costo de un cuarto de millón de fallecidos al momento, la inmensa mayoría trabajadores.

En tercer lugar sostenemos la tesis de que el pueblo ya ha emitido un fallo en este rubro. Es una verdad reconocida el que el sentido de la votación del 2018 fue en favor del castigo a tales enemigos del pueblo del pasado, un acto que ni inició ni concluyó la lucha contra ellos. Ya el fallo del pueblo está fundamentalmente dado, años de luchas callejeras, levantamientos, choques masivos, expresan dicho sentido. Esa ira justa que motiva a no pocos proletarios a participar la entendemos. La entendemos porque esos enemigos del pueblo que tienen cuentas pendientes en lo general, tienen también cuentas pendientes con los comunistas de este país a quienes nos deben la sangre de nuestros muertos y desaparecidos en Guerrero y Tamaulipas. Pero no se trata solo de simpatía, sino de reconocer lo que no se reconoce en la consulta. Esa ira es el resultado natural de todo lo que los administradores de la burguesía llevan a cabo para sostener la acumulación de nuestros patrones, que en México el sistema supura lodo y sangre a cantidades bárbaras todos los días y el objetivo de la consulta no es acabar con lo que origina la ira de la clase trabajadora, sino de confundirla, apaciguarla, ofuscarla, y alejarla de encontrar una solución satisfactoria. De ahí que en lugar de que el poder constituido supuestamente con tales votos cumpla con el sentido del mandato para el que se le dio la mayoría absoluta en todos los niveles de gobierno por parte de sus apoyos populares; pues era una de sus banderas de campaña, se entrega una consulta en términos oscuros, equívocos, etc.

La consulta no va acorde con el veredicto popular, le pone un serio obstáculo. Básicamente se pide que se le ratifique con una votación similar y ampliada a la del 2018 a Morena a cambio de iniciar "pesquisas" y "procedimientos" contra algunos de los funcionarios del pasado; salvando a otros funcionarios civiles y militares, y encima ignorando a los beneficiarios de dichos enemigos del pueblo. A diferencia de las campañas electorales donde; aún de manera marginal, pudiera caber la posibilidad de presentar una plataforma en el mero interés de confrontar con ella a las fuerzas políticas burguesas, en este ejercicio se presenta un falso dilema una verdadera jaula para atrapar nuestra posición política. O con los funcionarios enemigos del pueblo que siguen en sus mismos partidos de origen o con los funcionarios enemigos del pueblo que se afiliaron al nuevo Partido gestionador de la explotación. Se pide enjuiciar a los administradores pero legitimar lo administrado, la explotación.

Por todo lo anterior no participaremos de dicha consulta. El sentido de nuestra propaganda y agitación en los siguientes días será en el sentido de que es necesario expropiar para enjuiciar a los enemigos del pueblo y castigar a todo el que participó y participa como su operador estatal. Para lograr esa justicia que va más allá de encarcelar a los presidentes, y muchísimo más allá de pretender que se hace, se requiere de un Nuevo Estado, un Estado de los trabajadores. Que somos partidarios de que los bienes mal habidos que la burguesía arrebató bajo el manto de tales funcionarios le sean arrebatos a su vez para ponerlos a disposición de las necesidades de la clase obrera y el pueblo.

 

¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

El Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de México

30/7/21

Por qué Sí a la Consulta y Sí a la pregunta.

 Julio del 2021.

 

RESUMEN: Se llama a participar en la Consulta pensando en las víctimas.  Ir a la casilla.  Se sugiere que, si le cae mal el Supremo o desconfía, y con razón, de que su participación sea usada para legitimar a los de allá arriba –o sea un ensayo para una consulta posterior sobre la extensión del mandato del ejecutivo-, o que es un desperdicio (uno más) de paga, o que lo que quiere el Supremo es negociar con sus ex´s para que le bajen una raya a su mala vibra, o es pura y simple demagogia, entonces no vaya a una casilla.  En lugar de eso se le propone que escriba una carta, individual o colectiva, y que la haga llegar a una organización de víctimas, diciéndoles que respeta su dolor y que les apoya en sus demandas de verdad y justicia.  O una columna periodística, un tuit, un comentario en su blog, en su noticiero, en su facebook, en instagram, en donde sea.  O una pintura, una canción, un mural, un poema, un discurso, una sonata, una pirouette, una figura, una obra de teatro, un arte.  O un artículo de análisis, un coloquio, una cátedra, una conferencia, un semillero.  O lo que se le ocurra.  Es más, para que quede clara su inconformidad, hágalo de forma extemporánea, o sea uno o varios días después del 1 de agosto y siga en lo que resta del año y los años subsiguientes.  Se le insiste en que se organice porque, acaso sin saberlo, usted forma parte de las futuras y probables víctimas de “las decisiones políticas tomadas en años presentes y venideros por los actores políticos” del Estado Mexicano.  Es eso o resignarse a que, cuando usted sea la víctima, el “actor político” responsable de evitar que eso le ocurriera, de investigar, perseguir y castigar a él o los culpables, declare que usted “se lo buscó”, que condena el hecho y, claro, que se investigará “hasta las últimas consecuencias y caiga quien caiga” –mientras su nombre de usted y su historia personal, pasan a ser un número en una estadística-.

 

-*-

 

Primero.- Los pueblos zapatistas participarán, de forma extemporánea, en la llamada “Consulta Popular”, siguiendo los usos y costumbres de los originarios, con asambleas comunitarias.  El resultado se le hará llegar a las organizaciones de víctimas de la violencia, de búsqueda de desaparecidos y de presos de conciencia.  Quienes tienen credencial del INE (de hecho sólo un@s poc@s) asistirán a una casilla.  Llamamos ESPECIALMENTE a los pueblos originarios hermanos, organizados en el Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno a que, siguiendo sus tiempos y modos, participen también, sin perder de vista a las víctimas, y teniendo presentes a todos los hermanos asesinados y comunidades que han sido víctimas de las decisiones de los de arriba de antes y de ahora, así como la larga historia de despojos, de engaños, de burlas y desprecios, de destrucción de territorios y desaparición de lenguas y culturas originarias.

 

Segundo: La pregunta a consultar no trata de los ex presidentes, o no sólo.  Sino de todos los actores políticos: ejecutivos federales y sus gabinetes legales y ampliados; gobiernos estatales y municipales; diputados locales y federales; senadores; jueces y todo el aparato de justicia; organismos descentralizados; organismos autónomos (como el IFE antes y después el INE); ejército, fuerza aérea y marina; policías federales, estatales y municipales.

 

Tampoco trata de juzgar ni condenar a nadie.  Trata de los derechos de las víctimas, de su derecho a la justicia y a la verdad.

 

Su derecho a saber por qué se decidieron tales acciones u omisiones, con cuáles leyes se les dio sustento legal.  Y quiénes fueron o son los responsables o irresponsables, desde el más alto, hasta el más bajo nivel.  Eso sería la verdad y su consecuencia sería la justicia.

 

No están a consulta ni la una ni la otra.  Se consulta si estamos de acuerdo en apoyar a las víctimas que reclaman saber qué pasó, por qué, y quién; y demandan justicia.

 

Cuando se pone como período temporal “los años pasados”, se deduce que incluye hasta el 31 de diciembre del 2020.  Y si los meses de enero a julio del 2021 son “pasados”, pues también.

 

Si de esas exigencias de Verdad y Justicia se sigue algo más que no sea simulación, depende de las víctimas, sus familiares y de quienes les apoyan.

 

Tercero.- Los riesgos.  Sí, es más que probable que, tanto el oficialismo como la “oposición” en México, usen la participación en la consulta y el resultado.  Sea como una forma de legitimar su política gubernamental, sea como un argumento para esconder sus culpas y evadir la justicia.  Tanto el número de participantes “contemporáneos”, como las respuestas, pueden ser secuestrados por uno y otro lado.  Pero eso durará apenas un tiempo.

 

Lo que a nosotros nos importa es que las víctimas se sientan acompañadas y animadas en su doloroso caminar.  Pero su paso, su ritmo, su velocidad, su compañía y su destino, corresponde a ellas y sólo a ellas decidirlo.

 

Sí, está también el riesgo de que el oficialismo use esa consulta popular para avalar las “consultas” falsas con las que ha cubierto el carácter depredador de sus megaproyectos en los territorios de los originarios.  Bueno, esas “consultas” no lo fueron.  Fueron acarreos desvergonzados y con ridículos resultados.  Se chantajeó y se pagó por el acuerdo y, aun así, fracasaron en lo que a participación se refiere.  No fueron previas, ni informadas, ni libres, ni de acuerdo a los modos y tiempos de los pueblos originarios.  Pero, en el caso de que algún día se hicieran consultas a los pueblos originarios, se informaran bien los pros y los contras, fueran ANTES de que se implementaran los megaproyectos, participaran TODOS los afectados, etc., y ganara la propuesta de destrucción de la naturaleza y el aniquilamiento de los pueblos originarios como tales, pues la conclusión sería que faltó trabajo de explicación y convencimiento, y habría que seguir insistiendo.  ¿Y mientras tanto?  Resistencia y Rebeldía.

 

Claro, esta consulta también puede ser una mascarada… si no la volvemos inoportuna, impropia, inconveniente, “extemporánea”.  Es decir, si no la convertimos en algo más.  Aunque habría que, primero, sustraerse de lo que dicen y disputan allá arriba; y luego seguir con encuentros, foros, festivales, apoyos para las víctimas.  Una campaña nacional por la verdad y la justicia.  En suma “acompañamiento”, no “dirección”.

 

Cuarto.- ¿No sería bueno que las Madres Buscadoras de Desaparecidos en Sonora, las Rastreadoras de El Fuerte, Sinaloa, las madres de los Yaquis secuestrados, los desplazados de Pantelhó, las familias de desaparecidos en Guerrero, Guanajuato, Veracruz, Baja California Sur, Querétaro, Jalisco, Coahuila, Morelos y casi cualquier estado de la República Mexicana, así como los familiares de los migrantes inmolados en México, los familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa, se encontraran con…

 

… los familiares de las víctimas de la guerra sucia, con las familias de los infantes con cáncer y sin medicinas, con las mujeres agredidas en Atenco, con los movimientos feministas que luchan contra los feminicidios y la violencia contra las mujeres, con l@s defensor@s de la comunidad LGBTTTIQ+, con las familias de la Guardería ABC, con los familiares de los muertos en la línea 12 del metro de la Ciudad de México,…

 

  … con los familiares de Samir Flores Soberanes y con quienes se organizan para resistir a la Termoeléctrica en Morelos, con las comunidades que resisten al despojo y la destrucción que significan el mal llamado “Tren Maya”, el Corredor Transístmico, el aeropuerto de Santa Lucía, la minería abierta y cerrada, con las organizaciones por presos y desaparecidos políticos, con las Abejas de Acteal, con los sobrevivientes de El Charco, con los cercanos a Tomás Rojo y a Simón Pedro, y con tantos dolores organizados y no?

 

Piense usted en esa persona que se encuentra sola, buscando a su ser querido sin más fuerzas que las del vientre y del corazón, y, además, debe soportar las burlas y los desprecios de otras, otros que le dicen “se lo merecía”, “andaba en malos pasos”, “te quejas porque eres parte de la mafia del poder”, “es tu culpa porque no le educaste bien”.

 

Y que ni siquiera le dejan responder: “mi hija fue por un mandado a la esquina y ya no regresó”, o “fue a una fiesta”, o “mi niña tenía menos de 10 años”, o “mi marido venía del trabajo y lo mataron dos veces: una con balas, la otra con las mentiras de que era delincuente”, o “en lugar de recibir una foto de mi hija, hijo, graduándose, me entregaron el resultado de una prueba de ADN y un pedazo de hueso envuelto en una tira de la ropa que llevaba ese día, esa tarde, esa noche que, desde entonces, no cesa”.

 

O ni eso: el no lugar, ni viva ni muerta: desaparecida.

 

¿No sabrá así que no está sola?  ¿No será que así descubre que no sólo no es la única en el dolor, también que hay otras que buscan verdad y justicia?

 

¿No descubrirá, así, lo mismo que nosotros los pueblos zapatistas?  A saber: que los dolores no se suman, sino que se multiplican cuando se encuentran.

 

El peligro no será si el oficialismo o la oposición usan esos encuentros en su beneficio.  Sino que no se respete ese dolor ya organizado y se pretenda dirigirlo a otro lado que no sea alcanzar la verdad y la justicia que todo ser humano, independientemente de su raza, color, cultura, credo, género, orientación o preferencia sexual, filiación o ideología política, clase social, merece y necesita.

 

Porque no basta conformarse con lamentar un nuevo asesinato, una nueva desaparición, una nueva fosa común con huesos y jirones de ropa.  No basta con denuncias públicas que son sofocadas por el escándalo de moda.  No basta con una estadística, un número, un olvido.

 

Esa mujer merece saber la verdad.  Qué pasó con su cría y por qué.  Y merece, no sólo que se le acompañe en esa búsqueda de verdad.  También en la exigencia de que los responsables de esos crímenes reciban su castigo.

 

Esta geografía llamada “México” merece conocer la verdad de lo que pasó y pasa.  Y merece justicia.  Sean «chairos» o «fifís», neoliberales o neoconservadores, pro4T o anti4T, o la dicotomía que se les ocurra.

 

Pero no obstante: si usted decide que no, que no sirve para nada bueno participar en esta otra consulta, pues tal vez significa que usted está haciendo algo más y mejor.

 

Quinto.- La clase media y la Consulta.  Como originario que soy de la clase media, sé que nos catalogan y encasillan según los intereses de arriba.  Tanto nos clasifican como clase media que parecemos llaves españolas: hay quince dieciseisavos, un cuarto, tres octavos, diecinueve treintaidosavos, cuarto para las seis-dios-mío-qué-tarde-es, media clase media-media –lo que ya es el colmo-, y así.  “¿Ya viste a ésa que se cree muy de trece dieciseisavos y ni a tres octavos llega, la pobre?… y ése otro, que de la noche a la mañana subió casi cincuenta sesentaidosavos, de seguro anda de narco… o, peor, de político”.

 

O como nos clasifican los ortodoxos: pequeño burgueses.  Y aquí entra un sistema parecido: nano burgués, micro burgués, mini burgués, burgués cuasi-pequeño, pequeño burgués propiamente dicho, burgués en proceso de desarrollo, y burgués entre azul y medias noches… sí, el hot dog sin mayonesa, por favor.  Yo, por ejemplo, ni a eso llego: apenas soy un “pequebú”.  Pero, como diría el finado: “todo depende de la marca y modelo del celular con el que te tomas la selfie”.

 

También se nos achacan los fracasos y desviaciones de las diversas opciones políticas del espectro ideológico, y ninguno de sus logros.

 

Entiendo y, no pocas veces, comparto la irritación e indignación por los dimes y diretes que salen de la letrina de allá arriba, por los insultos mal disimulados, y por los ataques de personas que, siendo de la clase media, ahora se autodenominan “vanguardia” del pueblo e “iluminados” que guían y conducen el rebaño.  Y que, como tales, desprecian el conocimiento, la inteligencia, la creatividad, el ingenio… y el sentido del humor.  Además de pretender que las ciencias y las artes militen en su opción política… o no son ciencias ni artes.  De hecho, mi primera reacción fue resumir nuestra posición así: “Del gobierno que hace rifas que no son rifas y trenes mayas que no son mayas, ahora: la consulta que no es consulta. ¡Mejor organízate!”.

 

Pero también acecha la oposición idiota y cínica.  Las repentinas “tomas de conciencia” de los ex gobernantes criminales que, despreciando la memoria, ahora son paladines de la defensa de los derechos humanos, de las comunidades originarias, del medio ambiente, y que critican las políticas económicas gubernamentales después de que se hartaron de robar y despojar.  La supuesta “oposición”, incapaz de presumir ningún logro, apuesta todo a los errores y disparates del oficialismo –que no son pocos-.  Y, claro, apuestan al olvido, a la memoria sepultada por el griterío en las redes sociales, las columnas de opinión y el manejo perverso de la información.  Porque las mal llamadas “fake news” no son sólo noticias falsas, son la manipulación de una información.  La alquimia que las convierte, no en creíbles, sino en digeribles.  Y, sobre todo, en la munición para los “heroicos” combates en las redes sociales y los medios de comunicación.

 

Y puede ser que, por desesperación, se elija uno u otro bando.

 

Pero, si usted logra sustraerse de esa maldición, aunque sea por un momento, dirija su mirada a las víctimas.

 

Si usted no es una de las víctimas, una más, y no ha formado una policía comunitaria, bueno, pues las probabilidades le están acosando y bien haría en prepararse.

 

Si no lo hace por empatía y sensibilidad humana, al menos hágalo por aquello de “hoy por ti, mañana por mí”.

 

Las estadísticas de criminalidad pueden servir, cierto, para criticar una política de gobierno; pero son sobre todo una advertencia: “sigues tú”.

 

Organícese.  En esta geografía llamada México bien podría nacer una organización de futuras y probables víctimas de “las decisiones políticas tomadas por los actores políticos”.

 

Sexto.- Participe en la llamada Consulta Popular.  Si no quiere que su sentir sea usado por unos u otros, no vaya a la casilla.  Grite, raye, pinte, cante, baile, haga gestos, guarde silencio, camine, corra, quédese quieto.  Usted decida qué y hágaselo saber a las víctimas.  Y hágalo después del 1 de agosto… todo el año y los años que siguen.

 

O póngase de acuerdo con otros, otras, otroas, y analicen, discutan, debatan.  Si quieren, escriban, en una especie de acta o carta común, su decisión unánime o dividida, y mándenle a alguna organización de familiares de víctimas (dudo que no tengan una en su geografía).  Recuerde que el INE no hace conteo de sentimientos, solidaridades, hermandades, demandas de verdad y justicia.

 

Y no importa su edad, ni si es extemporánea o contemporáneo, si está arriba, abajo o en medio, si es «chairo» o «fifí», si le gustan las cumbias o el rock, si ve anime o rancheras, si es hetero o “ultimadamente a ti qué te importa lo que sea o no sea”.

 

No lo haga porque apoya al gobierno o porque se le opone.  Hágalo aunque sólo sea para decirle a esa mujer que llora la ausencia de su pareja, su cría, su hermana, su madre, su pariente, su conocida, su amiga, su compañera, su amor, que su tenaz búsqueda de verdad y justicia, su empeño, su dolor, su pesadilla, no le pasan desapercibidos a usted.

 

Hágalo porque tal vez, debajo de clasificaciones, banderas, escudos y consignas, usted es un ser humano.

 

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

 

SupGaleano.

Sans Papiers.

Ni contemporáneo ni extemporáneo.

Conferencia de prensa por el relanzamiento de la Campaña por la Consulta Popular.

La Extemporánea y una Iniciativa Nacional

 

COMISIÓN SEXTA ZAPATISTA.

 

México.

 

Julio del 2021.

 

A l@s adherentes a La Declaración por la Vida:

A la Europa de Abajo y a la Izquierda:

A la Sexta Nacional e Internacional:

Al Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno:

A las Redes en Resistencia y Rebeldía:

Al Colectivo “Llegó la Hora de los Pueblos”:

 

Del: Subcomandante Insurgente Moisés.

 

 

 

Compañeras, compañeroas, compañeros:

Hermanas, hermanoas, y hermanos:

 

Les saludo a nombre de los niños, mujeres, otroas, ancianos y hombres de las comunidades zapatistas, y les comunico lo siguiente:

 

Primero.- Ya tenemos lista una compañía zapatista aerotransportada fuerte en 177 zapatistas.  Está integrada en su totalidad por originarios de raíz maya, de las lenguas cho´ol, tzotzil, tzeltal, tojolabal y castilla.  Somos nacidos en la geografía que llaman México.  Nuestros ancestros nacieron y murieron en estas tierras.  Como el Estado Mexicano no reconoce nuestra identidad y origen, y nos dice que somos “extemporáneos” (así dice la Secretaría de Relaciones Exteriores, que somos mexicanos “extemporáneos”), hemos decidido bautizar a esta unidad de Escucha y Palabra como “La Extemporánea”.

 

Según vimos en los diccionarios, “extemporáneo” quiere decir “que es inoportuno, inconveniente”, o “que es impropio del tiempo en que sucede”.  O sea que somos inoportunos, inconvenientes e impropios.

 

Nunca antes nos habían definido tan adecuadamente.  Estamos felices de que al fin el Estado Mexicano reconozca que así es como considera a los pueblos originarios de esta geografía llamada México.  Creo que así es como lamenta el que no nos haya aniquilado… todavía; y que nuestra existencia contradiga el discurso oficial sobre la “conquista”.  Ahora se entiende que la demanda del gobierno de México al de España, exigiéndole que pida perdón, es por no habernos exterminado.

 

De l@s 177 delegad@s, 62 de nosotr@s no tenemos aún el pasaporte.  La Secretaría de Relaciones Exteriores está trincada en la “inconveniencia” que representamos.  A pesar de que hemos demostrado identidad y origen, sigue exigiendo más y más papeles.  Sólo falta que pida que los gobiernos de Centroamérica digan que no somos ciudadanos de esos países.

 

2.- La compañía aerotransportada “La Extemporánea”, conmigo al frente, ha estado preparándose desde octubre del 2020 y llevamos casi un mes en cuarentena.  Está compuesta de:

 

.- Varios grupos de “Escucha y Palabra”.  Zapatistas indígenas cuya existencia y memoria cubre la historia de nuestra lucha desde los años previos al alzamiento hasta el inicio de la Travesía por la Vida.

 

.-  Un equipo femenil de fútbol. Lo conforman 36 milicianas (que también son “Escucha y Palabra”) que han tomado el nombre y ejemplo de la finada Comandanta Ramona, la primera zapatista en salir de Chiapas, y se identifican como “Ixchel Ramona” y así saldrán a los campos deportivos de Europa.

 

.- El autodenominado “Comando Palomitas”.  Son 6 niñas y niños que son del grupo “Juego y Travesura”.  Como tod@s nosotr@s, se han estado preparando.

 

.-  El grupo coordinador de la invasión.  Son quienes se encargarán de organizar y, en su caso, reforzar los grupos de “Escucha y Palabra” que se distribuirán en las 5 zonas en las que hemos dividido el continente Europeo.  Además atenderán a los medios de comunicación libres y de paga, participarán en mesas redondas, conferencias y actos públicos; y evaluarán el desarrollo de la invasión.

 

  Con el Escuadrón 421 completaremos la primera oleada zapatista e iniciaremos las visitas a quienes nos invitaron y, con atención y respeto, les escucharemos.  Si así lo piden, les platicaremos de nuestra pequeña historia de resistencia y rebeldía.

 

3.- Con nosotr@s viajará una delegación del Congreso Nacional Indígena-CIG, fuerte en 10 indígenas de las lenguas: Maya originaria, Popoluca, Binizá, Purhépecha, Raramuri, Otomí, Naayeri/Wixarika y Nahua; así como 3 herman@s del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Tlaxcala, Puebla y Morelos.  En total 13.

 

4.- En razón de que a mí me toca lo de la Travesía por la Vida-Capítulo Europa, he encomendado al Subcomandante Insurgente Galeano que tome el mando en México y que inicie, a la brevedad posible, contactos con el Congreso Nacional Indígena-CIG, con la Sexta Nacional, con las Redes en Resistencia y Rebeldía, con Organizaciones No Gubernamentales de defensa de los Derechos Humanos, con colectivos de Víctimas de la violencia, familiares de desaparecid@s y afines, así como con artistas, científicos e intelectuales, con el objetivo de hacerles saber de una nueva iniciativa nacional e invitarles a organizarse para ella.  Y así abrir un frente de lucha por la Vida en nuestro país.

 

5.- En unos días más, que les comunicaremos en su oportunidad, iniciaremos nuestro viaje.  Ahora estamos tratando de vacunarnos tod@s para no llevarles problemas de salud, y esperando a que baje un poco la llamada “tercera ola” de contagios en México.

 

  Después iremos al caracol Jacinto Canek, en San Cristóbal de Las Casas, y ahí nos concentraremos.  De ahí nos trasladaremos a la Ciudad de México donde iremos l@s 177 delegad@s a las oficinas de la SRE a que nos diga, de frente y en público, que no tenemos derechos por ser “extemporáneos”, y que su “aspiracionismo” le obliga a delegar su responsabilidad en burócratas racistas e ignorantes.  Después, tal vez, París, Francia.

 

  Las fechas precisas les diremos después, porque parece que, para el gobierno francés, también somos inoportunos; además, claro, de la nueva ola mundial de COVID 19.  Ni modos, debe ser la globalización.

 

6.- Estamos un poco nerviosos pero contentos -porque no es la primera vez que haremos algo sin saber qué nos espera-.  Agradecemos desde ya a la Europa de Abajo, a la Sexta Nacional, las Redes en Resistencia y Rebeldía, las ONG´s solidarias de este y el otro lado del océano, y al colectivo “Llegó la Hora de los Pueblos” el apoyo económico y en especie que permitirá realizar el viaje aéreo.  El costo del viaje marítimo y el de los pasaportes (entre 10 mil y 15 mil pesos cada uno, por los viajes continuos ida y vuelta a nuestros pueblos para cumplir los ridículos requisitos del Estado Mexicano por ser “extemporáneos”), fue cubierto íntegramente por el EZLN y nos dejó sin fondo de reserva.  Pero no representó, para ningun@ de l@s delegad@s, gasto personal alguno.

 

7.- De la iniciativa nacional –de la que queda encargado el SupGaleano-, sólo les adelanto que arrancará con nuestro llamado a participar en la así llamada “Consulta Popular” del 1 de agosto, y a responder “Sí” a la pregunta sobre si se debe o no hacer algo para cumplir con el derecho a la verdad y la justicia de quienes han sido víctimas por acciones y omisiones del Estado Mexicano (que eso, y no otra cosa, es lo que señala la pregunta que elaboró la Suprema Corte de Justicia de la Nación del país que se llama México).  Quienes allá arriba, en los partidos de “oposición”, se resisten a la consulta, no sólo temen lo que de ella se siga; también les aterra que las víctimas recuperen sus demandas del uso ruin y perverso que la ultraderecha hace de su dolor.  Porque el dolor no debe ser negocio electoral, y menos para fines tan mierdas como que regresen al gobierno quienes son algunos de los principales responsables de la violencia y que antes sólo se dedicaron a acumular paga y cinismo.  Por eso el INE, que también nos considera a los indígenas como “extemporáneos” y nos niega la credencial, está haciendo lo posible para que la consulta fracase, porque sabe que también le toca su parte del delito por su política exclusiva para la piel clara y urbana.

 

  Hay que entrarle, no viendo hacia arriba, sino mirando a las víctimas.  Hay que convertir la consulta en una consulta “extemporánea”.  Esto con el fin de que así arranque, independiente de los de arriba, una movilización por una Comisión por la Verdad y la Justicia para las Víctimas, o como quiera que se llame.  Porque no puede haber vida sin verdad y justicia.

 

Es todo por ahora.

 

Desde la Montañas del Sureste Mexicano.

Por los zapatistas extemporáneos.

 

Subcomandante Insurgente Moisés.

Todavía en México, Julio del 2021