buzon ciudadano

buzon ciudadano
reflexión y análisis

EL GRITO DE TODOS

EL GRITO DE TODOS
PRÓXIMO 11 DE JULIO, PRESENTACIÓN DEL LIBRO LA CAÍDA DEL TELEPRESIDENTE, DE JENARO VILLAMIL, CON LA PARTICIPACIÓN DEL AUTOR Y DEL COMUNICÓLOGO Y DIPUTADO FEDERAL ELECTO POR MORENA, VIRGILIO CABALLERO

CÍRCULO CONCIENCIA COLECTIVO: TACÁMBARO

CÍRCULO CONCIENCIA COLECTIVO: TACÁMBARO
PRÓXIMAMENTE DÉCIMO ANIVERSARIO

19/11/16

"REPUDIO AL GOLPE EN BRASIL": DECLARACIÓN DE MOV SOCIALES DE MÉXICO‏ Y LAS MOTIVACIONES ECONÓMICAS DETRÁS DEL GOLPE

Imágenes integradas 1

Imágenes integradas 2

Imágenes integradas 1

"REPUDIO AL GOLPE EN BRASIL": DECLARACIÓN DE MOV SOCIALES DE MÉXICO‏

Ciudad de México, 3 de septiembre de 2016 
Los organismos de solidaridad y movimientos sociales establecidos en México, abajo firmantes, manifestamos nuestro profundo repudio al golpe de estado parlamentario en Brasil en contra de la legítima presidenta Dilma Rousseff. 
Lo  sucedido en Brasil es un descarado ataque a la institucionalidad democrática, por lo tanto repudiamos la decisión de las Cámaras de la República Federativa del Brasil, considerando que la presidenta fue electa por más de 54 millones de personas; que el proceso de impeachment se implementó sin pruebas de delito alguno, impulsado por legisladores quienes en su mayoría están sujetos a procesos judiciales por corrupción, incluyendo al usurpador Michel Temer , señalado como agente informante de la CIA, quien además cuenta con 22 juicios abiertos en su contra por corrupción, contratos leoninos, negocios turbios, abuso de poder, violación constitucional de funciones y atribuciones, todo lo cual significa en los hechos, que una mafia se apodere de los órganos del estado brasileño. 
Esa conspiración, con la decisión del Senado, quedó totalmente demostrada por connotados juristas nacionales e internacionales, incluyendo al presidente del Supremo Tribunal Federal de Brasil, Wilmar Méndez afirmando que el impeachment está plagado de violaciones a la Constitución Nacional. 
Lo que no ganaron en las urnas, lo lograron mediante una serie de artimañas seudo legales impulsadas por personajes sin ninguna autoridad moral debido a sus oscuros antecedentes, quienes ahora buscan beneficiarse de una segura impunidad y de continuar acumulando fortunas malhabidas. 
Lo que está en el fondo de este repudiable golpe, es una maniobra impulsada por la oligarquía local, el imperialismo y los grandes medios de comunicación con el fin estratégico de imponer las políticas neoliberales en beneficio de las grandes corporaciones, del capital financiero internacional y en detrimento del pueblo brasileño. Por supuesto, que la OEA y su empleado Luis Almagro, en este caso, no va a “convenir” en una reunión con el Comando Sur de EU, de aplicar la “carta democrática”, que con tanta disposición y esmero pretendió imponer contra el gobierno legítimo de Venezuela, acosado también por el imperialismo y la derecha internacional con la amenaza permanente de un golpe de estado, promovido por los mismos personajes que ya lo habían intentado en abril de 2002 y que fue frustrado por el pueblo en la calle y la fuerza armada bolivariana.
No cabe duda que este golpe parlamentario con características similares a los de Honduras en 2009 y en Paraguay en 2012, forma parte de la contraofensiva oligárquico-imperialista con el objetivo de acabar con los procesos autonómicos, progresistas y de izquierda de la región, lo que conlleva a terminar con la política exterior de Brasil emprendida por los gobiernos del PT, que impulsaron la creación de organismos regionales de integración, tales como la UNASUR y la CELAC, con el fin de ir ganando espacios de mayor independencia de los centros de poder de las grandes potencias. 
 Los gobiernos de Lula y Dilma llevaron a cabo una avanzada política económico- social logrando  un crecimiento productivo con inclusión social, la defensa de sus recursos naturales, la generación de empleo, el combate a la pobreza, la salida de la miseria de más de 35 millones de brasileños que vivían en condiciones inhumanas y la elevación del ingreso de otros 40 millones, la ampliación de las oportunidades a sectores marginados en la educación y la salud. De acuerdo a lo ya comprobado en estos meses de interinato, todas estas conquistas serán desmanteladas por el gobierno usurpador, en detrimento del las grandes mayorías del pueblo brasileño. 
Ante este terrible golpe, creemos que no es momento de vanas lamentaciones y desilusiones; por el contrario, estamos convencidos que la lucha, en sus formas más variadas, es el único camino para derrotar lo antes posible al régimen espúreo.  En este sentido, confiamos plenamente que el hermano pueblo brasileño tendrá la capacidad de  organizarse en una amplia alianza formada por el PT, el MST, las fuerzas de izquierda y movimientos sociales, para emprender la defensa de las conquistas sociales alcanzadas y oponerse a las políticas de despojo de carácter neoliberal. 
El pueblo brasileño no está solo, cuenta con la solidaridad y lucha internacionalista de los pueblos de Nuestra América. 
 Por nuestra parte, ratificamos nuestro profundo repudio al golpe de estado parlamentario en Brasil y manifestamos nuestra mayor solidaridad con su pueblo y en especial al Partido de los Trabajadores, a Dilma y Lula. La lucha sigue y no podrán detenerla. ¡ Hasta la victoria siempre ¡

Coordinadora Mexicana de Solidaridad con Venezuela
Grupo de Apoyo al Frente para la Victoria de Argentina en México
Asociación Salvador Allende de Chile en México
Grupo de Frenteamplistas de Uruguay en México por la Izquierda
Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa  de la Humanidad (Capítulo México)
Movimiento Mexicano de Solidaridad con Cuba
Comité Mexicano de Solidaridad con Bolivia
Movimiento de Solidaridad Nuestra América
Grupo Plural Feminista en Apoyo a Dilma Rousseff
Frente Popular Francisco Villa México Siglo XXI
Izquierda Democrática Nacional
Movimiento Nacional por la Esperanza
Izquierda Democrática en América Latina
Departamento de Relaciones Internacionales del PRD
Movimiento Comunista Mexicano
Movimiento Nacional por el Poder Popular
Cátedra Socialista Antonio Gramsci México
Sindicato Mexicano de Electricistas
Partido Popular Socialista-APN
Coordinadora Nacional Patria Nueva
Grupo Tacuba
Partido del Trabajo
Comité de Solidaridad con Palestina
Grupo Tacuba
Comunicado ante el Golpe de Estado en Brasil

El 31 de Agosto de 2016 quedará marcado como el día de la vergüenza contra la Constitución de la República de Brasil, donde se burló de manera fraudulenta la voluntad soberana de 54 millones de brasileños que refrendaron con su voto, hace a sólo 2 años, la reelección de la legítima Presidenta Dilma Rousseff.
El ataque brutal al gobierno de Dilma es una ataque directo a la democracia de Brasil y la estabilidad y unidad de la región. Sigue el guión de los "golpes blandos" puesto en práctica en Honduras y Paraguay y pretende llevarse a cabo en Ecuador, Bolivia y Venezuela.
En la estrategia de reposicionamiento actual del imperialismo contra los gobiernos progresistas de la región, no necesita recurrir a las desgastadas dictaduras militares. Se arranca del poder a los legítimos representantes del pueblo, utilizando la complicidad de jueces, políticos y parlamentarios traidores, bajo argumentos que carecen de validez jurídica y constitucional alguna, maquiavélicamente dimensionados a través de las grandes medios de comunicación.
Este es el golpe también de O´Globo y los grandes conglomerados de la información que no cesaron de atacar con alevosía a Dilma, Lula y el Partido de los Trabajadores por el crimen de haber sacado de la pobreza a 35 millones de brasileños. El crimen de haber posicionado a Brasil con su enorme potencial económico y los más grandes recursos naturales de América Latina, al servicio de los que siempre fueron excluidos y de una estrategia exterior que privilegió alianzas como la de los BRICS.
Desde el Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos, llamamos a repudiar con todas nuestras fuerzas este Golpe de Estado, bajo la fachada de "parlamentario" orquestado por la oligarquía brasileña y el imperialismo, y expresar nuestra absoluta solidaridad con la Presidenta Dilma Rousseff.
Pedimos a nuestros gobiernos y parlamentos de América Latina y El Caribe, al Mercosur, Unasur y la CELAC el más absoluto rechazo al Golpe, tal como lo han expresado los gobiernos revolucionarios de Cuba, Venezuela y el ALBA.
Lucharemos sin descanso por el retorno legítimo de Dilma Rousseff al poder.

No reconoceremos jamás al gobierno golpista y usurpador de Michel Temer.
Toda nuestra solidaridad con el pueblo brasileño, con los trabajadores, con los Sin Tierra y los Sin techo, los Movimientos Sociales y el PT.

Fuerza Presidenta Dilma! Los pueblos están contigo!

No Pasarán!
Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos

31 de Agosto, 2016
Las motivaciones económicas detrás del golpe neoliberal en Brasil

CELAG


Semana aciaga para la democracia en Brasil y en toda la región. Se consumó el golpe contra el gobierno de Dilma Rousseff. Es un golpe contra la democracia. Es un golpe contra los gobiernos del “Partido dos Trabalhadores” (PT) que consiguieron reducir la pobreza extrema en más de un 63%. Es indudablemente un golpe motivado por fuertes razones económicas, pero también es un “golpe racista, misógino y homofóbico” como la propia mandataria reflejó en su discurso ante el Senado. Es un golpe de la élite contra las mayorías. Brasil, ese gigante que durante tantas décadas padeció el hambre, la miseria y las desigualdades heredaras del inefable pasado colonial, que comenzó a despertar de su pesadilla en 2003 con la llegada al poder del PT, y que ahora ve truncarse su sueños de poder cerrar sus venas abiertas por culpa de la voluntad egoísta de unas élites ligadas al capital transnacional.
El siglo XXI supuso para la región un nuevo aroma que hacía demasiado tiempo que no se respiraba. La larga y oscura noche neoliberal acababa. Venezuela, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay… una ola de cambio recorría la región. Esto se tradujo en avances indudables en los indicadores sociales (sanidad, educación, pobreza, desigualdad…) y en muchos casos también institucionales. Los cambios eran urgentes, porque el paciente entraba en el nuevo siglo en estado de coma. Las recetas muy diferentes de aquellas aplicadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM). Aquellas siempre se han mostrado efectivas para el beneficio de las élites y el empobrecimiento de las mayorías.
Pero no es objeto de este texto hacer un mapa del estado de situación en la región y debatir sobr la tesis del supuesto cambio de ciclo. El objeto es centrarnos en Brasil, y concretamente en la propuesta económica que empuja hacia el golpe en Brasil y nos ayuda a entenderlo. Para esto tenemos que volver la mirada atrás un poco hacia atrás.
En primer lugar, como ya se ha dicho, los logros sociales y económicos de los gobiernos del PT son incuestionables. Estos logros sociales se fundamentaron en un aumento de la capacidad redistributiva del Estado, esto a través de una gran cantidad de programas sociales y el fuerte aumento de la inversión social. Sin embargo, la distribución primaria del ingreso no se modificó, pero como el pastel era cada vez más grande, aunque el Estado sacara una buena parte del mismo y lo destinara para mejorar las condiciones de vida de la mayoría, las élites económicas también veían aumentar sus ingresos sin ver en peligro sus privilegios. Así funcionaba el pacto interclasista con el beneplácito del Estado.
En segundo lugar, la ruptura de este pacto se produce con el segundo mandato de Dilma, donde el desencadenante fue la menor disponibilidad presupuestaria. Esta reducción de recursos se presenta en forma de dilema dicotómico. A menores recursos caben dos opciones: 1) quitar a las grandes mayorías y que sean ellas las que soporten el peso de la restricción presupuestaria al más puro estilo neoliberal, o 2) apostar a que sean las élites privilegiadas y adineradas las que soporten con mayor fuerza el ajuste.
¿Por qué salida apostó la presidenta Dilma Rousseff? Pues en un primer momento intentó alargar el pacto con las élites y fruto de ello, entre otras cuestiones, fue la designación como Ministro de Economía de Joaquim Levy, que entró en el gabinete el 1 de Enero de 2015. La prensa opositora lo tomó bien porque esa entelequia que son los mercados decían estar contentos con la apuesta. El resultado tras conocerse esta designación fue la fuerte subida de la bolsa brasilera (la mayor en los tres años anteriores) y el fortalecimiento del Real frente al Dólar estadounidense. Por su parte, en este momento, el lobo con piel de cordero del PMBD celebraba esta reorientación y su recompensa en el Gabinete que pasó de 5 a 6 miembros del partido. El pacto con el diablo parecía funcionar, al menos para mantener contentas a las élites.
Sin embargo, las disputas no tardaron en saltar a la luz, ya que esta reorientación suponía romper con los postulados clásicos del PT. El pacto con la ortodoxia exigía cada vez más ajustes. El detonante se dio en la controversia entre la presidenta Dilma y Joaquim Levy con uno de los programas sociales estrellas del PT, el programa Bolsa Familiar[1]. Finalmente, a menos de un año desde su llegada, concretamente el 17 de diciembre de 2015 se hacía oficial un secreto a voces, la salida de Joaquim Levy del Ministerio de Economía. Ese día, los “mercados” mostraron su descontento. La bolsa brasilera cayó un 2,14% y el Real cayó fuertemente frente al Dólar. Aunque la salida se produjo el 17, las discrepancias venían de mucho antes por la apuesta de la presidenta por la otra salida, aquella que apostaba porque fueran los que más tienen, los que soportaran la restricción presupuestaria. Fruto de esto fue el inicio del proceso de impeachment el 2 de diciembre de 2015. Es decir, el detonante para la activación fue la elección del camino contrario a los intereses de las élites económicas. Las cartas se iban poniendo sobre la mesa. O Dilma Rousseff aceptaba el pacto (chantaje) o la sacarían por cualquier medio de la presidencia.
Para esa fecha, Joaquim Levy ya había cumplido su función. Iniciar una fase de shock económico que además de promover fuertes ajustes, elevó la inflación por encima del 10%, algo impensable un año antes. Las condiciones estaban dadas para que el FMI y el Banco Mundial se unieran al festín. Y por cierto, desde finales de 2015 Joaquim Levy también era Director General y Director Financiero del Grupo Banco Mundial.
Pero aún faltaba el toque de complot de los capitales internacionales. Para esto el FMI fue reduciendo progresivamente las proyecciones de crecimiento de Brasil hasta convertir la situación de la economía brasilera en una gran recesión que no levantaba cabeza. Cuando iniciaba el proceso de impeachment el FMI anunciaba una recesión del PIB de Brasil del 3,8%, mientras que la CEPAL decía en el mes de abril que la caída del PIB sería del 0,9%. El shock, si no es real, debe ser inducido. Sin embargo, tras la llegada provisional al poder de Temer en Abril y con la revisión que hizo en julio el FMI de la economía brasilera, corrigió la caída del PIB para este año al 3,3% debido “a que el desempeño de la economía brasileña en el primer semestre ha sido mejor de lo previsto, y con ello se prevé que la contracción anual será menos drástica de lo que se había pensado”. Además, el FMI también mejoró las previsiones de crecimiento para el 2017, pasando de un crecimiento nulo a un crecimiento estimado del 0,5%. Con esto, se quería evidenciar que el primer paquetazo de Temer tenía rápidamente efectos positivos sobre el crecimiento. Eso sí, por supuesto que obviando las condiciones de vida de las grandes mayorías, la calidad democrática, y cómo no, comparándo con las previsiones anteriores que el organismo había lanzado para desacreditar el desempeño económico del ejecutivo de la presidenta Rousseff. Si finalmente la economía brasilera cae “sólo” el 2%, incluso más de lo que auguraba la CEPAL a comienzos de año, será un supuesto éxito de las políticas temerarias del nuevo ejecutivo en comparación con las previsiones catastrofistas del FMI.
Pero ¿en qué consisten estas medidas económicas del Gobierno de Temer?. El primer paquetazo ha consistido en un fuerte impulso de las privatizaciones de todo aquello que era rentable para el Estado, y por tanto, para la sociedad brasilera. Comenzó por el sector eléctrico, donde se están privatizando más de 200 pequeñas empresas que además de rentabilidad cumplían la función social de llevar electricidad a la mayoría de lugares del país. Las privatizaciones también han llegado a las empresas de transporte y a las de gestión aeroportuaria y portuaria. Otras instituciones públicas se abren a una mayor participación privada como el Seguro de Caixa Económica Federal o el Instituto de Reaseguro de Brasil[2]. Y por supuesto, en la puja por el expolio, no podía faltar la nueva joya de la corona brasilera, los grandes yacimientos petrolíferos del presal.
No sólo están en venta los activos del país. Sino que toda la inversión social, aquella que ha conseguido los tan importantes avances sociales en términos de reducción de la pobreza y la desigualdad o acceso a la educación y la sanidad, también está sufriendo el ajuste. Desde que Temer ocupó de forma provisional la presidencia, expuso su voluntad de eliminar el fondo creado para invertir los ingresos petroleros en educación, en julio eliminó las prestaciones de la Bolsa Familia excluyendo a 10 millones de familias de dicha ayuda. Y esto sólo fueron algunas de las cosas realizadas durante el interinato antes del 31 de agosto. Ahora, ya consolidado el golpe, ha lanzado nuevos recortes en derechos laborales y pensiones, recortes para la salud, donde el ajuste para el próximo año se espera que llegue casi al 40%. Sin embargo, a pesar de todos estos recortes, el déficit público en 2016 según el propio ejecutivo de Temer será de $48.000 millones, mucho más alto que los $27.286 millones de déficit en 2015, que supuestamente era intolerable y motivado por el supuesto despilfarro del dinero público en las medidas de protección social.
Quienes son los ganadores y quienes son los perdedores con el golpe están claros. Cuales son los intereses de los ganadores también. Como dijo Dilma, “la historia será implacable con los que se creen vencedores”. Dilma Roussef sobrevivió a las torturas y vejaciones de un régimen militar, seguro no se arrodillará ante los atropellos de unas élites corruptas que para nada gozan del apoyo popular. El golpe contra la democracia en Brasil es un golpe del capital, intolerante con aquellos gobiernos que piensan en las mayorías por sobre las élites. El neoliberalismo ha vuelto en forma de golpe.
 Notas:
[1] El Programa Bolsa Familiar beneficiaba a casi 60 millones de pobres proporcionando una ayuda financiera para cubrir las necesidades básicas de las familias.
[2] Para un mayor detalle de la primera oleada privatizadora ver Serrano, A. (2016). “Brasil en rebajas” publicado en http://www.celag.org/brasil-en-rebajas/  publicado el 19 de Julio de 2016.



-- 

No hay comentarios.: