buzon ciudadano

buzon ciudadano
reflexión y análisis

EL GRITO DE TODOS

EL GRITO DE TODOS
PRÓXIMAMENTE EL 15 DE SEPTIEMBRE "EL GRITO DE TODOS"

CÍRCULO CONCIENCIA COLECTIVO: TACÁMBARO

CÍRCULO CONCIENCIA COLECTIVO: TACÁMBARO
PRÓXIMAMENTE DÉCIMO ANIVERSARIO

19/8/18

Tertulia "Hacia el 18"

Diciembre de 2017

No votare; ni por enemigos ni por amigo sospechoso

El desastre nacional ocasionado por las políticas excluyentes y privatizadoras del PRI y del PAN los tiene al borde de un negro abismo; la evidente división entre los grupos gobernantes, básicamente entre el PRIAN, cuya dinámica fue consecuencia de las graves contradicciones sociales y política por la cual atraviesa el país.
La disputa por el segundo lugar entre Ricardo Anaya  candidato del PAN y su aliado metiche del PRD pretendió jugársela en su retórica contra Enrique Peña Nieto pero el desgaste solo le favoreció para posicionarse sólidamente en el segundo lugar, mandado a un lejano tercer lugar a José Antonio Meade del PRI, pero muy alejado del puntero y líder de las preferencias como lo es Andrés Manuel López obrador (AMLO) abanderado por su movimiento electoral; Morena.
El vacío que deja el PRIAN y que la constante emigración de personeros del PRI y del PAN a Morena nos indica que ese vacío se está cubriendo con la entrada de esta clase política ya desplazada o emigrada del PRIAN.
La ausencia de organizaciones de clase y democráticas, tanto sociales como políticas, permitió que AMLO se convirtiera el depositario del hartazgo social, cuya persistencia fue acompañada de un eficaz manejo del sistema de partidos donde encontró la beta para financiar exitosamente se perpetua campaña electoral, que sin duda entre acarreos, juegos mediáticos y demás se fueron millonadas de pesos del erario público.
Así millones de mexicanos se sienten representados por un sujeto político pragmático, autoritario, ecléctico, pero que además es el traje a la medida que estaba esperando la burguesía mexicana a efecto de conciliar las graves contradicciones de clase; estamos pues ante el típico bonapartista cuya utilidad es más que necesaria antes que la tempestad desborde ríos y vientos.
La política funcional de AMLO en el fraude del 2006 y del 2018 es una concepción de colaboración de clase que le permite no “asustar” a los del dinero y el adecuado cuidado de no mandar ningún mensaje que inquiete a los vecinos del norte es lo que le ha permitido estar entre los punteros de ayer y hoy.
La “purgas” políticas dentro de Morena  contra todo que se defina como izquierda fue constante; el caso de Sinaloa (pero no el único) fue elocuente, cuando a una vieja generación de la vieja guardia de izquierda y nueva fueron expulsados desde un representante municipal hasta al presidente estatal de Morena; la desmovilización de las bases y simpatizantes de AMLO ante los conflictos graves como el privatización del petróleo, la reforma energética, la educativa, el caso de Ayotzinapa, etc. Es también una política previamente elaborada a efecto que las bases no se conviertan en multicitado “tigre”.
El desastre y la escalofriante  situación que permea en el país es un costo que tendrá que pagar el PRIAN; estos enemigos francos del pueblo cuyo hartazgo fue capitalizado por un enemigo  disfrazado de amigo del pueblo solo anuncia que después del primero de julio se viene la tempestad en este país.
La crisis política en el país y el desmoronamiento del sistema de partidos es algo que se deja venir; el espectáculo tipo Reality Show en que se convirtieron los “debates” presidenciables sin duda y a pesar del hartazgo ocasionara un fuerte abstencionismo que también será una forma de protesta  prepolítica  cuya validez los benefactores de las millonarias campañas electorales pretenden chantajear con el garlito que no votar es hacerle juego al sistema como si no fueran parte del mismo.
Los socialistas no debemos votar ni por enemigos francos ni enemigos disfrazados de amigos del pueblo; seremos millones y ya veremos después del primero de julio.
César del Pardo Escalante                                                                                                
Hermosillo, Sonora

10/8/18

INVITACIÓN AL FORO: HUGO CHÁVEZ, LEGADO DE INDEPENDENCIA E INTEGRACIÓN


Estimadas compañeras y compañeros,

La Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en México, en el marco de la conmemoración del 64 aniversario del nacimiento del
Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana, invita al Foro "Hugo  Chávez: legado de independencia e integración", el cual se realizará el
martes 24 de julio a las 18 horas, en la sede de la Embajada de Venezuela.

Mucho estimaremos su presencia en este acto así como su colaboración en la difusión del mismo.

Fecha: Martes 24 de julio de 2018
Hora: 18 hrs.
Lugar: Embajada de la República Bolivariana de Venezuela, Schiller 326,
Colonia Chapultepec Morales.


Atentamente

Sección de Comunicación y Cultura
Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en México
Tel. 5203 4233 / 5203 4435
Ext. 133 y 116


HOY CHÁVEZ CUMPLIRÍA 64 AÑOS

Por Atilio A. Boron.

Fue el Gran Mariscal de Campo descubierto por Fidel cuando recién salido de la prisión y ninguneado por la dirigencia de izquierda latinoamericana nadie daba un cinco por él. La visión de águila de Fidel le permitió discernir ese gran líder regional cuando los demás,hombres y mujeres, mortales comunes y silvestres, sólo veían en Chávez a un frustrado golpista y un milico más de los tantos que asolaron Latinoamérica. 

Y Fidel acertó y fue su Mariscal de Campo en la crucial batalla librada contra el ALCA en Mar del Plata, en Noviembre del 2005. Batalla que marcaría un hito en nuestra larga e inconclusa marcha por la Segunda y Definitiva Independencia de Nuestra América.

Tenemos una inmensa deuda continental con Chávez: haber reinstalado el tema de la actualidad del socialismo cuando el neoliberalismo campeaba
sin contrapesos en Nuestra América; haber producido el despertar del sentimiento anti-imperialista dormido por siglos en la región; haber
rescatado la centralidad de la unidad de nuestros pueblos y plasmado en instituciones concretas el ideario nuestroamericano como el ALBA,
la UNASUR, la CELAC, Petrocaribe, Telesur, el Banco del Sur, etc. 

Fue por eso que se convirtió en el enemigo público número 1 del Imperio, cosa que marca definitivamente su gravitación universal por contraposición a la absoluta indiferencia que el imperio le concede a la inocua ultraizquierda vociferante de América Latina, esa que hizo de su visceral crítica y repudio a Chávez el leit motiv de su existencia. Este pagó con su vida su audacia revolucionaria concreta, no de pura retórica como la de sus extraviados críticos.

Por eso a Chávez lo mataron, como poco a poco lo va confirmando el complejo rompecabezas probatorio de esta hipótesis. No falta mucho para que tengamos las pruebas concretas y definitivas de ese magnicidio, cuyos autores intelectuales sabemos donde viven, conocemos los motivos de su vil decisión y sabemos también que su muerte se inscribe en una larga serie de líderes populares que  los “asesinos seriales” de Washington se encargaron de ultimar en los cinco continentes.  Chávez, como Bolívar, vivirá eternamente en el corazón de nuestros pueblos. Fue un líder extraordinario pero, por sobre todas las cosas, una buena persona, un hombre honrado, transparente y profundamente humano: inteligente como pocos, amigo fidelísimo, dotado
de un fino sentido del humor; lector insaciable y apasionado al punto tal que sólo Fidel se le compara en este punto; dueño de una memoria fabulosa capaz de recitar poesías y cantar sin parar hasta el amanecer; hombre de pueblo, profundamente de pueblo y capaz como muy pocos de comunicarse con su gente y entender sus vivencias, sus emociones y sus necesidades. Por eso Chávez fue Chávez, y por eso Chávez es pueblo, en Venezuela y en toda América Latina y el Caribe.

En Nuestra América decir Chávez es decir pueblo. Su nombre ha entradodefinitivamente por la puerta grande de la historia. Por eso recordamos hoy su natalicio y nos basta saludarlo con un ¡Hasta siempre, querido Comandante!  

4/8/18

Homenaje a Ollin Alexis Benhumea


JORNADA DE ACCIÓN ANTICAPITALISTA
¡Justicia a Ollin Alexis Benhumea Hernández!
OkupaChe
7 de junio de 2018
12 horas
1)      Apertura Artística-Cultural,
2)       Conversatorio “Ollin Alexis: la lucha  contra el NAICM y el capital”,
3)       Conversatorio: Intercambio de rebeldías”,
4)       Cierre Artístico-Cultural.

Invitan y participan:
Ángel Benhumea Salazar,
Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra,
Sector de Trabajadores adherentes a la Sexta,
Francisco Barrios, el Mastuerzo (guacarolero),
Amelia Escalante (trovadora),
Alejandro Zenteno Chávez (poeta),
Edith Rosales,
Lourdes Mejía (mamá de Carlos Sinhué),
Fabiola (Cuentista),
Eva Palma,
Alfredo Velarde Saracho,
Alfredo Martínez (Clown).
Comunidades Autónomas de Copala,
La Voz del Anáhuac,
Biblioteca Popular,
Komuna 23,
Taller Integral de Desarrollo Comunitario,
Caracol Canta al Universo,
Frente de Trabajadores Activos, Jubilados y Pensionados del IMSS,
Proyecto Univercity (RAP),
Club Proletario Julio Chávez López.

Homenaje a Ollin Alexis Benhumea Hernández, OkupaChe, 7 de junio, 12 horas



Alexis, sigues, seguimos… 

A la familia de Ollin Alexis Benhumea Hernández:
Compañera, compañero:
A media mañana nos avisaron. Supimos entonces que, después de enfrentarse a la empecinada trinchera que la fortaleza de Alexis le opuso por más de un mes, el asesinato iniciado la madrugada del 4 de mayo se había consumado.
El gobierno mexicano asesinó a un joven. Ollin Alexis, su nombre; de apellidos Benhumea Hernández. Más de 30 días tardó en matarle la vida. Por obra de la muerte con la que el gobierno mata, moría de madrugada este joven compañero.
Cuando el sistema cobra su cuenta cruel en la vida de un joven como Ollin Alexis, la muerte aparece como una absurda interrupción, como un sinsentido encajado en mitad del camino, cortándolo irremediablemente.
Dos décadas de vida inconclusa, arrancadas por una granada… de un arma… de un policía… de un gobierno… de un sistema.
Apenas unas horas antes, entre quienes allá arriba se atropellan para hacerse del botín de nuestra Patria, uno había prometido el mortal destino de Alexis a todos los jóvenes de México,… y mejores sueldos y coartadas para los asesinos.
Otro olvidó refrendar el aplauso entusiasta que otorgó cuando todavía en las calles de Atenco corría la sangre fresca, y Alexis agonizaba sin poder recibir la atención médica que le hubiera salvado la vida.
Uno más ratificó el silencio cómplice.
Y allá arriba apenas balbucean algunas torpezas y dicen que debaten ideas.
-“Después de todo –piensan allá en lo alto– “¿a quien le importa un joven de abajo y a la izquierda?” -.
-Y respondemos:
-A nosotras, a nosotros.
A nosotros, a nosotras nos importa.
Nos importa su muerte y nos importa su vida.
Y, con cuidado, doliendo, de su muerte tomamos nota en la larga cuenta de los pendientes que habremos de cobrar algún día. De su vida y de su posición política sumamos a la decisión que hemos asumido.
El gobierno mexicano mató a Ollin Alexis. Empezó a matarlo la madrugada del 4 de mayo del 2006 y terminó de asesinarlo el 7 de junio del mismo año.
Lo asesinó porque le tenía miedo. Porque su presencia solidaria en San Salvador Atenco, el 4 de mayo del 2006, ponía en riesgo la legalidad, las instituciones, las inversiones extranjeras, el “Estado de Derecho”, las buenas costumbres, la tranquilidad, la paz y la estabilidad. Ollin Alexis Benhumea Hernández, estudiante de la UNAM, era una amenaza y por eso lo eliminaron. Su juventud era un peligro. Ahora los mercados de valores y el flujo de inversiones y las campañas electorales y el gobierno de Fox y el del Estado de México y el de Texcoco y el PAN y el PRI y el PRD pueden estar tranquilos porque Ollin Alexis está muerto. Quienes lo asesinaron reciben condecoraciones, premios, felicitaciones.
“¡Orden! ¡Mano dura!”, ladraron los dueños de todo, y los perros de caza obedecieron.
A esto le temían y esto matan: 20 años de fresca existencia, un universitario estudiando dos carreras profesionales simultáneas (economía y matemáticas), un artista con 10 años de estudio de danza, una pasión por la historia y por el compromiso con los de abajo, un otro joven de la Otra.
Ahí está la imagen de Ollin Alexis en tierras zapatistas: de pie, erguido, joven, detrás del Comandante Gustavo (¿en una de las reuniones preparatorias de la Otra?), cuidando, mirando, aprendiendo, con nosotros.
Desconocido para muchos, Ollin Alexis adquiere ahora nombre y rostro por la brutalidad de quien no sabe gobernar como no sea intimidando, reprimiendo, violando, encarcelando, asesinando.
Esto, la muerte matada para los jóvenes, es lo que ofrece este gobierno.
Y ahora aprendemos a conjugar su nombre en la muerte, cuando queríamos y queremos en la vida nombrarlo.
Una otra joven, condiscípula de Alexis y de tod@s quienes estamos en la gran escuela de la Otra, le escribió hace unos días con la esperanza de que se recuperara y volviera a la lucha en un mundo donde la vida es injusta: “De nosotros va que deje de ser así”, escribió ella en la carta.
Es cierto que Alexis ya no podrá leer esas líneas, pero también es cierto que es de muchas y muchos el compromiso que reflejan esas líneas:
Que Alexis no repose solo en la noche, que no solo lo encuentre la oscuridad de la tierra.
Que la voz colectiva que, con él, estamos construyendo para atravesar el silencio, plante el relámpago que, como árbol de luz, hiera de muerte a las tinieblas.
Sí, de nosotr@s va… que el viento de abajo se levante, crezca, avance.
Compañera, compañero:
¿Qué podemos decirles a ustedes, quienes lo conocieron de toda su vida, a quienes duele su muerte como a nadie más?
¿Que nos hará falta? Lo hará, pero nunca como a ustedes.
Alexis ya no estará con ustedes pero estaremos nosotros, nosotras, la Otra que somos.
Según nuestro modo, que Alexis no esté solo es también, y sobre todo, que ustedes no estén solos.
Por eso les pido que acepten el abrazo que, en colectivo, los zapatistas les damos, que reciban el saludo de nuestro silencio como lo que es, es decir, dolor y rabia compartidos.
Con esa indignación levantemos juntos la mirada hacia los que arriba nos matan con la matada muerte, con el desprecio y con el olvido. De pie desafiémoslos y digamos:
“¿Qué puedes tú, maldito, contra el aire?
¿Qué puedes tú, maldito, contra todo
lo que florece y surge y calla y mira,
y me espera y te juzga?
(Pablo Neruda. Canto General).
Con la vida, con la dignidad, con la memoria, levantémonos, desafiémoslos. No tendrán ni paz ni tranquilidad.


Vale. Salud y rabia que pare mañanas.

10 DE JUNIO: JUEVES DE CORPUS NO SE OLVIDA

9 de jun.
La imagen puede contener: 32 personas, personas sonriendo, texto

No hay texto alternativo automático disponible.



Este 10 de junio saldremos a las calles, exigiendo justicia y el alto a la guerra contra el pueblo#Halconazo #NoOlvidamos 

El Comité 68 y la Central de Estudiantes Universitarios #UNAM, invitamos a las y los alumnos, organizaciones sociales y personas interesadas, a participar en la marcha a 47 años del Halconazo de 1971.

La cita es el domingo 10 junio, a las 12:00 horas, en la estación del metro Normal, Ciudad de México.
   

La imagen puede contener: 1 persona, barba

Compañeros
Con profundo pesar les informamos que nuestro compañero Leopoldo Ayala ha fallecido.
Le recordamos siempre valiente, componiendo poemas, dedicando su vida a la lucha por la verdad y la justicia. El próximo domingo 10 de junio a las 11:00am afuera del metro normal rendiremos un homenaje a nuestro camarada por su honorosa vida.
¡Por lo compañeros caídos, no un minuto de silencio, toda una vida de lucha!
Comité 68

10 de junio de 1971.
A 47 años del crimen de estado, exigimos castigo a los represores!
Los participantes en este conferencia de prensa estamos anunciando que el próximo domingo 10 de Junio realizaremos una marcha que partirá del metro Normal a las 12:00 horas para dirigirse al Zócalo de la ciudad en donde se llevará a cabo un mitin con la participación de oradores que abordarán los temas alusivos a los ejes de la convocatoria.
En el conjunto de diversos actos conmemorativos del 47 aniversario de la masacre del 10 de Junio de 1971, para el Comité 68 la realización de la marcha emblemática, como en otros años, ha sido y es la materialización tangible de la disposición de miles de ciudadanos, compañeros, activistas y el pueblo en general golpeado por la represión, de todos nosotros y muchos más es la disposición de no cejar en los reclamos de justicia y castigo a los culpables del crimen de genocidio, instrumentado en la masacre del 2 de octubre de 1968, del 10 de junio de 1971 y de las política de desapariciones políticas ejecutada por la Brigada Blanca, y de las acciones represivas actuales.
A 47 años del crimen de estado del 10 de junio de 1971, mejor conocido como el “Halconazo” la demanda de justicia sigue viva, la lucha por la verdad no ha caducado. A pesar de las múltiples omisiones y trabas por parte de las instituciones encargadas de impartir justicia, en la memoria del pueblo sigue presente.
Esta conmemoración tiene una connotación particular, pues ocurre en medio de un proceso político-electoral manchado de sangre, esto lo demuestran las últimas cifras dadas a conocer por el propio gobierno; tan solo en lo que va del año entre enero y abril, han sido asesinadas en promedio 90 personas a diario y han ejecutado a 41 candidatos a distintos cargos públicos en el país. La violencia criminal que a diario sacude al país, ha provocado mas de 200 mil muertes, en tan solo los últimos 10 años; aunado a ello, son mas de 30 mil personas que son víctimas de desaparición forzada. Los aparatos de procuración e impartición de justicia han sido incapaces o son omisos ante esta brutal crisis humanitaria que recorre a la sociedad mexicana sin distingos de ninguna clase.
Los agravios a la sociedad mexicana por los crímenes de estado, no han tenido solución ni respuesta de ningún tipo, se vienen acumulando en la agenda nacional: los feminicidios, los miles de desaparecidos, las y los compañeros victimas de criminalización por ejercer su derecho constitucional a disentir, los intentos reiterados por privatizar la educación pública, la persecución y constantes amenazas a los estudiantes por organizarse y manifestarse dentro de los Centros de Educación Superior, el acecho sobre las comunidades en resistencia contra los megaproyectos de destrucción como es el caso de Atenco; la oposición popular a las leyes que solo buscan arreciar mas la guerra contra el pueblo como es el caso de la ley de seguridad interior.
Desde luego, exigimos el fin de la violencia contra el pueblo. Exigimos la acción de la justicia. En este momento crucial, las campañas electorales de quienes pretenden gobernar nuestro país no deben permanecer al margen de esta situación, como lo pretenden. Les exigimos un compromiso, un plan de acción de cómo combatirán este estado de cosas, en caso de lograr el voto popular y que lleguen a gobernar el país; cuál es su plan de acción para modificar esta situación de extrema gravedad que flagela a los mexicanos. Si no se combate a la impunidad, resulta demagógico el discurso que insiste en combatir la corrupción, que también se debe erradicar de la vida nacional, pero el camino comienza por erradicar la impunidad y garantizar el acceso a la justicia para todos los mexicanos.
En pocas palabras, en estos años recientes y en estas fechas conmemorativas del 10 de junio y del 2 de octubre nos hemos estado aglutinando y coordinando los sectores y contingentes agraviados por la violencia oficial. Somos los mismos de siempre, pero cada vez somos más. Por eso ahora existe una nueva situación producto de estos esfuerzos y de la conciencia de los temas nacionales de la agenda de seguridad y justicia, de todos los temas y reclamaciones populares, para destrabar la inacción, la ineficacia e incluso la complicidad con los gobernantes criminales, la limpia debe hacerse de arriba para abajo.
El reprocesamiento de Echeverría, y la celeridad del juicio para llegar hasta las sentencias, no tienen ningún impedimento legal, ni jurídico. Las maniobras leguleyas y de argucias procesales y mediáticas para retrasar los procesos de responsabilidad penal están agotadas o se están agotando rápidamente. La complicidad mediática, las deformaciones y tergiversaciones, o el silencio de los medios de comunicación masiva ya son insuficientes e ineficaces para esconder la verdad histórica. Este 10 de junio de 2018 nos movilizaremos, saldremos a las calles por la verdad y la justicia contra la impunidad.
¡10 DE JUNIO, NO SE OLVIDA!
¡JUICIO Y CASTIGO A LOS REPRESORES DEL ESTADO!
¡POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA CONTRA LA IMPUNIDAD!
COMITÉ 68 PROLIBERTADES DEMOCRATICAS
 

10 DE JUNIO 1971, LA MASACRE DEL JUEVES DE CORPUS, TESTIMONIO 47 AÑOS DESPUÉS

A continuación presentamos un testimonio del 10 de junio de 1971. Un estudiante de una vocacional del IPN que, pasado el tiempo escribe su testimonio. Nos comparte el sentir y pensar que entonces existía entre algunos activistas politécnicos. 45 años después de la masacre del Jueves de Corpus, perpetrada por el gobierno de Luis Echeverría, utilizando al grupo paramilitar de Los Halcones, testimonios como este pueden servir para que estos crímenes no se olviden, para que la historia se escriba por quienes la vivieron, para que nunca se olvide a quienes cayeron luchando por un mundo donde la libertad y la justicia sean una realidad y no sólo palabras huecas en los discursos de los políticos.
         Ya habían transcurrido cerca de 3 años desde la masacre del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, cuando ocurre esta otra. Estos crímenes de Estado fueron para muchos activistas de la época una demostración de que en México se habían cerrado las vías pacíficas y civiles de lucha. Que no quedaba otro camino que el de la lucha revolucionaria. Que el sistema dominante en México ya no puede reformarse, que es necesario destruirlo de raíz y construir otro diferente. Donde no haya lugar para la explotación del hombre por el hombre. Un sistema de libertad, justicia y democracia. Dos caminos se anduvieron con esta finalidad: el alzamiento armado y la integración con el pueblo en las fábricas, el campo y los barrios.
         Desde 1965 comenzaron a surgir organizaciones guerrilleras en el campo. Después de 1968 también en las ciudades. El Estado desató una guerra de exterminio. Muchos fueron asesinados, desaparecidos, torturados, encarcelados. En marzo 1973 los sobrevivientes de estos grupos y otros se unieron para formar una organización clandestina decidida a derrocar a la burguesía y crear una nueva sociedad: la Liga Comunista 23 de septiembre.


 ‘Ganar la calle’ ¿a cualquier precio?
En mayo de 1971 estalló en huelga la Universidad Autónoma de Nuevo León contra una Ley Orgánica impuesta por el gobierno, que a través de patronatos la ponía en manos de los grupos empresariales y corporativos sociales y políticos de la oligarquía regiomontana, una de las más reaccionarias del país. Luchaban por una reforma universitaria democrática, oponiéndose a la privatización.
Se había programado por parte del Comité Coordinador de Comités de Lucha una marcha de solidaridad con este movimiento. Sin embargo, la realización de la manifestación se aplazó porque se pretendía que la encabezaran los ex presos políticos del 68 que regresaban del exilio. Para cuando esto ocurrió, ya se había derogado la Ley Orgánica de la UANL que había originado el conflicto. Con esto, el motivo principal de la marcha se diluía para la nueva fecha programada por el CoCo: el 10 de junio.
Entre otros, los Comités de Lucha de Física y Matemáticas, Voca 3, ESIME y Biológicas se opusieron a esta marcha. Nos enteramos de ello por un comunicado que emitieron. No estaban de acuerdo, con que el movimiento siguiera girando en torno a los (ahora ex) presos políticos, que incluso la fecha para movilizarnos estuviera condicionada al momento en que regresaran a México, para“encabezarnos”. Se oponían a que los siguiéramos viendo como “vacas sagradas”. Por otra parte, porque ante el hecho de que el conflicto en la UANL estaba aparentemente ‘resuelto’, el riesgo de que la manifestación fuera reprimida era mayor. Estos comités de lucha consideraban que más allá de “ganar la calle” o no, lo fundamental en esos momentos para el movimiento estudiantil, era ‘organizar a los estudiantes en torno a sus demandas concretas, de manera independiente del control estatal-priísta, para estar en condiciones de apoyar de manera real y efectiva las luchas populares’.
Este planteamiento se había hecho público meses antes en el folleto llamadoUnifiquémonos, adoptado  como línea política del movimiento estudiantil por los Comités de Lucha de ESIME, ESIA, Física y Matemáticas, Ciencias Biológicas, Vocacional 3 y activistas de Economía, Enfermería y Vocacionales 6 y 8. ‘Apoyar de manera real y efectiva las luchas populares’ significaba que como movimiento de bases, el estudiantil se fortalecería organizándose ‘en torno a sus demandas concretas’, para que el apoyo fuera de la base estudiantil y no sólo de un pequeño grupo de activistas. Por otra parte, que el movimiento estudiantil produciría cuadros que se integrarían a las luchas del pueblo, garantizando que en las escuelas quedaran cuadros que dieran continuidad a la lucha estudiantil. Es decir, se veía al movimiento estudiantil como semillero de cuadros para las luchas del pueblo. Todo esto con ‘plena independencia del control estatal-priísta’.
Sin embargo, la mayoría de los Comités de Lucha insistieron en realizar la manifestación. Aunque el conflicto de la UANL se había ‘resuelto’, era necesarioganar la calle, decían. Argumentaron que además había el compromiso de realizarla para expresar también solidaridad con algunas luchas obreras que se estaban dando (el Movimiento Sindical Ferrocarrilero encabezado por Demetrio Vallejo, la lucha de la Tendencia Democrática de los electricistas del STERM, Ayotla Textil, Celorio, Chicles Adams y otras).
Desde la masacre del 2 de octubre no había sido posible intentar una manifestación. Cada intento era impedido por fuertes operativos policíaco-militares que tendían un cerco disuasorio en torno a los principales campus estudiantiles (CU, Casco de Santo Tomás, Zacatenco).



10 DE JUNIO: JUEVES DE CORPUS
El 10 de junio nos reunimos estudiantes de las Vocacionales 3 y 6 en la puerta de la escuela, utilizando un megáfono, pedíamos a todos juntarse para ir a Ciencias Biológicas, donde se formarían los contingentes para iniciar la manifestación. Lo mismo hicimos al pasar frente a la Wilfrido Massieu, Economía, la ESCA y de ahí hasta Biológicas.
-“La mayoría de estudiantes de la nueva generación en las vocacionales –observó Angelina- no vivimos el 68, estábamos en la secundaria…
-“Entonces esta nueva oleada de movilización –acotó el Muerto-, les causa inquietud, curiosidad y sobresalto…
-“Eso fue lo que movió a la mayoría en octubre pasado, cuando íbamos a pasar la película ‘2 de Octubre, Aquí México’ –señalé-, y el verse involucrados en el centro de una protesta, les hizo sentir que, de alguna manera, reivindicaban el espíritu del 68…
-“O sus fantasmas… -agregó sardónico Peñafiel-…
-“Esos ‘fantasmas’ a todos nos acosan –replicó Ángeles-, nos haya tocado o no vivir directamente el movimiento, hayamos estado en las manifestaciones o sólo como espectadores, a todos nos impactó. Yo era muy chica entonces, pero acompañaba a mi hermana, que ya estaba en la Vocacional…
-“Chica sigues estando –bromeó Zúñiga, pues Ángeles era muy chaparrita-,pero no, disculpa, ya en serio, eso que dices de los ‘fantasmas’ es muy real. No podemos ya estar en paz. No sin hacer algo que haga realidad eso de ‘no un minuto de silencio…’
-“¡…Sino toda una vida de lucha!, –completó Castro-, pero hay que saber cómo, dónde, con quiénes
-“Sí, insisto –agregué-, los estudiantes no vamos a hacer la revolución. Para acabar con lo que hace posibles crímenes como el del 2 de octubre, es necesario acabar con el sistema de explotación. Esa es tarea de los obreros y campesinos, de los que producen la riqueza con su trabajo y que pueden tambalear a la burguesía cuando paran la producción… O pueden hacerla caer si se deciden a la rebelión
-“Entonces hay que integrarse al pueblo, integrarse a las masas, ‘porque el pueblo y sólo el pueblo es la fuerza motriz que hace la historia’… -recitó Peñafiel en un tono un tanto burlón.
-“Pinche Enrique –le reclamó Angelina-, aunque lo digas en tono de burla, esa es la verdad
-“Mejor ya vámonos, -les dije-, ahí se está juntando ya la raza de la Voca
Ocupamos nuestro lugar en el orden de los contingentes, la manifestación comenzó a avanzar por Carpio, hacia avenida de los Maestros. Pero empezó a sentirse un ambiente de tensión. Llegaban rumores de que en la Alameda de Santa María la Ribera se estaban concentrando grupos de Halcones, que en Instituto Técnico estaban estacionados los tanques antimotines, que en Sor Juana habían visto a un grupo de Halcones con pancartas con la efigie del Che Guevara. Había que estar alertas…
En Av. de los Maestros y Sor Juana, calles antes de llegar a San Cosme, un contingente de granaderos cerró el paso. Como se había anunciado, encabezando la manifestación venían algunos ex presos políticos, entre ellos Manuel Marcué Pardiñas. Cruzó palabras con los mandos policíacos. Aquellos diciendo que “no hay permiso para realizar la manifestación, hay órdenes de no dejarla pasar, así que dispérsense”, y de este lado que: “es nuestro derecho constitucional, no pueden coartarlo…”,  y dicho esto, a cantar el Himno Nacional.
El mando policíaco recibe indicaciones por la radio y ordena replegarse a los granaderos. Allanado el camino, la manifestación continuó.
Cuando la vanguardia de la manifestación llegaba a San Cosme comenzaron los disparos, la corredera, unos retroceden, otros utilizan los palos en que se sujetaban las mantas para defenderse. Había comenzado el primer ataque de los Halcones. Nosotros estábamos a dos calles de distancia. Volteamos y nos damos cuenta que en la bocacalle anterior irrumpe otro grupo de Halcones, armados con varas de bambú, golpeando estudiantes, partiendo la columna. Quedamos en medio. La barda de la Normal, a nuestra derecha es muy alta, quienes tratan de escalarla para refugiarse son alcanzados. El único refugio posible es a nuestra izquierda, en las casas o comercios. Encontramos un zaguán abierto, entran todos los que pueden, permanezco junto al portón para ayudar a cerrarlo luego de que entrara el mayor número posible de compañeros.
Cuando estamos tratando de cerrar el portón, ya tenemos ahí, frente a nosotros, a los Halcones para impedirlo. No logramos cerrar, nos replegamos. Intentamos entrar en la casa. Ya habían cerrado la puerta. Nos enconchamos en el quicio de la puerta, otros corrieron hacia el fondo del patio. Ahí comienzan a golpearnos con garrotes y bastones de kendo. Con las manos me cubro la cabeza, los golpes me caen sobre las manos, la espalda, las piernas.
Escucho que un Halcón grita: “¡Jálense a esa pinche vieja!”. Se refiere a una compañera de Medicina que está junto a mí. La sujeto por la cintura, tratando de impedir que se la lleven. Al quedar descubierta mi cabeza recibo un golpe que me hace perder el sentido. Cuando reacciono, la compañera está semidesnuda, llorando, le desgarraron la ropa, ¿pretendían violarla en pleno zafarrancho, o era  una forma de demostrar misoginia, poder e impunidad? Fueron llamados para reforzar el ataque en otro lado. Alguno de los que habían logrado refugiarse en la casa cubre a la compañera con una manta. Otros logran atrancar el portón. Nos ayudan a entrar en otra habitación al fondo del patio de la casa. Me percato de que el golpe me provocó una herida en la cabeza, la tengo empapada en sangre, siento mucho dolor, todo me da vueltas. Me tiendo en el suelo. Un compañero pone su morral a modo de almohada. Toño, muy moreno, con rasgos negroides, integrante de un grupo de poesía coral. A este compañero, tiempo después, vuelvo a encontrarlo, en la Prepa Popular Tacuba. Conservó, sin lavar, ese morral que se empapó con mi sangre. Era como un fetiche para él.
–“¡Ya ni la chingas – le dije-, ya lávalo!”
-“¡No!, ¿cómo crees? –respondió-. ¡Es sangre derramada en la lucha, tiene un gran valor para mí…!”
Afuera seguían escuchándose disparos, gritos, maldiciones, lamentos. Los granaderos lanzaban gases lacrimógenos a las azoteas, desde donde otros compañeros resistían lanzando ladrillos, botellas, lo que encontraban. Algunos de los que estaban en el mismo refugio, querían salir, pensando que el gas nos asfixiaría. Pese a mi condición, les pedí calma:
-“El gas se disipará, lo están lanzando a las azoteas, nosotros estamos en la planta baja. Mojen trapos con vinagre, con Coca-Cola o con orines, para que humedezcan párpados y nariz, eso mitiga el efecto del gas…, (aprendí esto en los enfrentamientos con la policía, durante la defensa de la Voca 7 y del Casco). Mera precaución, el gas no baja, es apenas perceptible en nuestro refugio.
Esperamos a que pasara lo más duro. El dueño de la casa logró pasar el cerco policíaco-paramilitar. Temía que después vinieran a catear las casas, para detener a los que nos refugiamos. Tenía un auto. Ayudaría a sacarnos  de ahí. Primero las mujeres y los heridos.
Soy de esos y me sacan en uno de los primeros intentos. Para que no se note mucho la sangre, coagulada ya, me cubrieron la cabeza con un sombrero. Viajé en medio de dos compañeras en el asiento posterior. Adelante iban el dueño del carro y dos compañeras más. Uno más pidió salir en la cajuela, hubo espacio para dos. Logramos pasar sin problemas el cerco. Seguían escuchándose disparos en la México-Tacuba. Me acercaron a Tlatelolco. Fui al departamento de mi familia.
Mi padre andaba en un viaje de trabajo. Estaba en Argentina. Había llevado con él a Elisa, mi hermana mayor, como regalo por haber concluido la carrera. Ella regresaría a México esa noche, él continuaría su gira de trabajo en España, donde está la casa matriz de la editorial en que trabaja.
En cuanto llegó, mi hermana me hizo las primeras curaciones. Me cortó el cabello en el área de la herida. Fueron necesarios varios puntos para suturarla. Estaba tan nerviosa cuando me suturó que se le rompieron algunas agujas. Después, cuando pude ir quitando la costra, ahí había fragmentos de las agujas rotas. Pude permanecer en la casa paterna unos días. En cuanto pude caminar regresé a la escuela.
¿Cuántos muertos, cuántos heridos, cuántos desaparecidos? Como en 68 nunca se conocerían datos precisos. Algunos cadáveres fueron desaparecidos. Algunos de los que cayeron en la calle fueron levantados por ambulancias, otros por la policía. Durante el ataque, los Halcones irrumpieron en el hospital Rubén Leñero, varios testigos afirman que dispararon contra algunos heridos, rematándolos y que se robaron los cadáveres. De estos y de los que levantó la policía ya nada se supo. Todo indica que, como en 68, fueron incinerados. Dos compañeros conocidos, cercanos, entre los asesinados: José Reséndiz del Comité de Lucha de Voca 3 y Francisco Treviño Tavares, de la Prepa Popular Tacuba. En su honor, esta Prepa adoptó su nombre.
Durante la agresión, otro blanco de los Halcones fueron los fotorreporteros. Aunque la mayor parte de los medios de comunicación eran serviles al gobierno, los reporteros gráficos fueron agredidos indiscriminadamente. El objetivo era despojarlos de sus cámaras para que no quedaran testimonios gráficos de la matanza ni imágenes que permitieran identificar al grupo paramilitar.
Al siguiente día Echeverría, cínico, encaró la indignación de los periodistas; hipócritamente les dijo: “si ustedes están indignados yo lo estoy más”, y prometió una “investigación exhaustiva” y el “castigo a los responsables, caiga quien caiga”.
La primera versión oficial fue que se trató de un “enfrentamiento entre grupos estudiantiles antagónicos” y, por supuesto, se negó la existencia del grupo paramilitar.
Pero ante las evidencias que se hicieron públicas, Echeverría hizo renunciar al regente del DDF (Alfonso Martínez Domínguez) y al jefe de la policía (Rogelio Flores Curiel). Cortar algunas cabezas es una vieja práctica del poder para desviar la atención y para mediatizar, para hacer creer que se hace justicia, cuando los verdaderos responsables, los que dieron las  órdenes, quedan impunes. Al cabo, los chivos expiatorios luego tendrán su ‘premio de consolación’ por haber apechugado su lealtad al régimen.
La investigación nunca se realizó. Los Halcones, de por sí en la nómina del DDF, fueron incorporados como parte del personal de seguridad del Metro, otros pasaron a ser parte de la Brigada Blanca.
Quedaba claro que la “apertura democrática” anunciada por Echeverría no era más que una farsa, una mascarada para cooptar a los sectores más oportunistas de la intelectualidad y de la oposición política, para debilitar el movimiento y aislar a los grupos más radicalizados.



Este Testimonio, con algunos cambios de redacción forma parte del libro "De la protesta callejera a la lucha por otro mundo posible", publicado por su autor en el marco de los 50 años del Movimiento Popular Estudiantil de 1968 y como integrante del Colectivo Memoria el Movimiento 1967-1971, brigadistas politécnicos.